• La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, habla en una reunión en el palacio del Elíseo en París (la capital), 8 de febrero de 2018.
Publicada: sábado, 10 de febrero de 2018 9:20
Actualizada: sábado, 10 de febrero de 2018 11:37

La ministra francesa de Defensa, Florence Parly, reconoce que carece de evidencias firmes del supuesto uso de gas cloro por parte de las fuerzas sirias y por lo tanto afirma que no se puede hablar aún de que el país árabe haya cruzado la ‘línea roja’.

“Tenemos algunas indicaciones del posible uso de cloro (en Siria), pero no tenemos una confirmación absoluta”, declaró el viernes la ministra gala a la emisora local France Inter.  

No obstante, aseguró que Francia junto con otros Gobiernos está trabajando para aclarar los hechos ocurridos en Siria, sin especificar los nombres de los Gobiernos que están interesados en saber dichos sucesos.

En esta misma línea, Parly se refirió a la postura del presidente francés, Emmanuel Macron, quien había señalado en marzo de 2017 que cualquier uso de armas químicas en Siria es considerado como cruzar “la línea roja”, para luego afirmar que debido a la falta de certeza sobre lo que sucedió en el país árabe, actualmente París no está en posición de decir si “la línea roja ha sido cruzada”.

Tenemos algunas indicaciones del posible uso de cloro (en Siria), pero no tenemos una confirmación absoluta”, declaró el viernes la ministra francesa de Defensa, Florence Parly.

Las declaraciones de la ministra francesa se producen mientras el presidente galo mantuvo la misma jornada una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, en la que Macron expresó su preocupación respecto al eventual uso de armas químicas en Guta Oriental, distrito situado al este de Damasco (capital siria), y la provincia nororiental de Idlib.

“Emmanuel Macron pidió a Vladimir Putin que haga todo lo posible para que el régimen sirio frene la degradación insostenible en Guta Oriental e Idlib y también expresó preocupación por los testimonios sobre un supuesto uso múltiple de cloro contra los civiles en Siria en las últimas semanas”, reza el comunicado del Palacio del Elíseo.

Mientras varios países occidentales, incluido EE.UU., intentan acusar a Damasco del uso de armas químicas contra su propia gente, Rusia asegura que los verdaderos autores de los incidentes químicos en Siria son los llamados “cascos blancos”, que “colaboran con los grupos terroristas desde hace mucho tiempo.

Por su parte, Siria denuncia que las acusaciones de Estados Unidos sobre que Damasco utilizó gases de cloro y sarín, entre otras armas químicas, no tienen ninguna base real ni documental y “no son más que falacias que se basan en estudios inventados por sus socios”.

fmk/rha/hnb

Comentarios