• Joe Biden, el presidente de las promesas sin Cumplir
Publicada: miércoles, 8 de diciembre de 2021 5:38
Actualizada: miércoles, 8 de diciembre de 2021 6:03

En pocos días, Joe Biden realizará una “Cumbre Democrática” junto a otros mandatarios del mundo, pero en casa propia, la democracia se encuentra en zozobra y riesgo.

Cientos de asistentes ocupan pacíficamente las principales arterias de la capital estadounidense. Reclaman por las promesas de campaña de Joe Biden. Salud, educación, trabajo y dignidad para ciudadanos y comunidad migrante. A más de 300 días de iniciada su gestión de gobierno, Biden aún tiene mucho camino por recorrer en términos de la democracia.

No obstante, en lo que se ha convertido en una estampa usual, los activistas son cercados y arrestados por las fuerzas del orden. Y aunque aquí no hay violencia como en las insurreccionas del Trumpismo, lo cierto es que cada día de inacción política equivale a decenas de vidas, futuros y lo que podría ser.

Para César no basta con ser inmigrante. Su origen afrodescendientes significa doble discriminación en un país que persigue a los migrantes y oprime a las comunidades de color. No obstante, César sigue luchando, lo mismo se puede decir de toda esta generación.

Se suponía que con una transición tan importante y radical: de una administración Republicana a una administración Demócrata las cosas iban a cambiar, al menos en términos sociales para la clase trabajadora, pero la realidad y la evidencia apunta a que no es así. Mientras tanto los ciudadanos siguen esperando la “Panacéa Dorada” de una democracia de la que tanto se habla pero que nunca se ve.

Y así, estos trabajadores son esenciales cuando conviene (En pandemia del coronavirus y elecciones). Cuando no conviene a la política de turno, solo son extranjeros, migrantes sin derechos.

No solamente se tiene que hablar de democracia, se tiene que actuar, se tiene que accionar. Entonces, si como mencionas tú, estamos en un país de democracia queremos ver acción. Queremos ver que se cumpla, no que se diga.

Marcelo Sánchez, Washington.

mrz/mkh