• Vamos a conocer algunos lugares inventados y reales que se hicieron famosos gracias a la literatura.
Publicada: lunes, 5 de septiembre de 2016 0:46

Hay algunos de los espacios que cobraron una nueva vida gracias a los libros y mundos que marcaron a sus lectores como si de verdad hubieran existido.

Vamos a conocer unos de estos:

El Castillo de If

Nació como una fortaleza en el siglo XVI, pero más tarde se convirtió en una de las prisiones más temidas de Francia.

El castillo se hizo famoso por ser uno de los escenarios principales en los que se desarrolla la historia de “El Conde Montecristo” (1844), del novelista francés Alejandro Dumas.

El Castillo de If recibe a unos 100.000 visitantes al año.

 

Es el lugar donde Edmundo Dantés, el protagonista, estuvo preso 14 años luego de ser víctima de una trampa por la que lo acusan de “agente bonapartista”. En sus celdas Dantés conoce al abate Faria, personaje clave para planear su magistral venganza.

Esta antigua prisión queda frente a las costas de Marsella, en el sur de Francia, en el mar Mediterráneo, y cada año van unas 100.000 personas a conocerla.

Illiers - Combray

Este pueblo queda a dos horas en auto al oeste de París, Francia. Su nombre original era Illiers, pero se extendió a Illiers - Combray en 1971, en honor a “En busca del tiempo perdido” (1913 - 1927), de Marcel Proust, y al centenario del nacimiento del escritor.

Parte de los hechos que recuerda el autor francés en “Por el camino de Swann”, primera parte de “En busca del tiempo perdido”, ocurren en el pueblo imaginario de Combray.

El pueblo Illiers - Combray, donde Marcel Proust pasó parte de su infancia.

 

Este lugar se inspiraba en el pueblo entonces llamado solamente Illiers, donde Proust pasó parte de su infancia, según explica Rhona Trauvitch, experta en lugares ficticios que se vuelven atracciones turísticas, de la Universidad Internacional de Florida.

Ystad

Es la ciudad sueca donde trabaja el detective Kurt Wallander, protagonista de once novelas creadas por el autor Henning Mankell entre 1991 y 2009.

Ystad se desarrolló desde el siglo XI en el sur de Suecia y destaca por sus edificios medievales bien conservados. Pero la popularidad de Wallander ha propiciado la oferta de tours centrados en el personaje.

Ystad cuenta con edificios antiguos bien conservados.

 

La fama del pequeño pueblo del investigador aumentó con las películas y series basadas en sus aventuras que se han filmado desde 2005 en Suecia y el Reino Unido.

Baker Street

Casi todos los que conocen a Sherlock Holmes, aunque no hayan leído sus libros, saben que vivía en el 221B de Baker Street, ubicada actualmente en el distrito de Marylebone, en el centro de Londres.

221B de Baker Street, la dirección más famosa del mundo.

 

Hoy, Baker Street luce como cualquier otra calle de la capital inglesa. Pero en el número 221 hay una placa recordatorio del personaje de Arthur Conan Doyle y al lado, un museo dedicado al investigador.

Yoknapatawpha

El condado de Yoknapatawpha esel lugar ficticio donde se desarrollan varias de las historias del premio Nobel estadounidense William Faulkner. Es escenario de “El ruido y la furia” (1929), “Sartoris” (1929), “Mientras agonizo” (1930), “Una rosa para Emily” (1930), “Luz de agosto” (1932) y “Absalón, Absalón” (1936).

Se inspira en la geografía del condado de Lafayette, en el estado de Mississippi, en el sur de Estados Unidos, donde el autor pasó una parte de su vida.

El premio Nobel William Faulkner vivió en esta casa en Yoknapatawpha de 1930 a 1962.

 

Como una forma de “recordar” a Yoknapatawpha, los seguidores de Faulkner van Rowan Oak, la casa donde el escritor vivió desde 1930 hasta su muerte en 1962. El lugar queda en Oxford, ciudad del condado de Lafayette, y recibe 30.000 visitantes al año, según William Griffith, curador de la casa museo.

Liliput

Mundialmente conocida por “Los viajes de Gulliver” (1726), del irlandés Jonathan Swift, era una isla ubicada en algún lugar del océano Índico, “al noroeste de la tierra de Van Diemen... a treinta grados, dos minutos de latitud Sur….”, como cuenta el navegante en el libro.

Cuando Gulliver despertó luego del naufragio del barco en el que iba, se encontró atado al suelo por seres que medían apenas unas seis pulgadas.

 

Liliput era gobernada por un emperador y estaba habitada por personajes que medían apenas seis pulgadas y hablaban un idioma desconocido para Gulliver. Su capital era Mildendo. ”Tal vez era una alegoría a algún lugar de la época”, dijo Rhona Trauvitch.

Macondo

El Macondo de Gabriel García Márquez es un mundo imaginario como el condado de Yoknapatawpha creado por Faulkner. Se inspiró en Aracataca, ciudad en el norte de Colombia, de unos 40.000 habitantes, y es el lugar donde se desarrollan “Cien años de soledad” y otras historias del Nobel.

El escritor colombiano Alberto Salcedo Ramos recuerda en su crónica “Viaje al Macondo real” cómo se le ocurrió el nombre del pueblo a “Gabo”: “un día iba viajando en tren y de pronto vio la finca a un lado de la carretera. Leyó el letrero ‘Macondo’ de la fachada y quedó impresionado”.

Macondo es el lugar ficticio más famoso de la literatura latinoamericana.

 

Salcedo Ramos cuenta en su texto que en Aracataca se puede visitar la supuesta casa en la que el coronel Aureliano Buendía conoció el hielo y cómo los pobladores de la ciudad creen “conocer al dedillo cada elemento del Macondo ficticio”, aunque no hayan leído a García Márquez.

Vigatá

Es un lugar ficticio que se hizo popular por ser el pueblo donde vive y trabaja el detective Salvo Montalbano, protagonista de más de 30 novelas y relatos cortos escritos por el italiano Andrea Camilleri desde 1994.

Vigatá se inspira en Porto Empedocle, en la costa suroeste de Sicilia, donde nació Camilleri. De hecho, en 2003, este pueblo cambió su nombre a Porto Empedocle Vigatá.

Las novelas de Camilleri inspiraron las series de televisión “El comisario Montalbano”, en 1999, y “El joven Montalbano”, en 2012.

Plataforma 9 3/4

Es la plataforma ficticia en la estación King's Cross, en Londres, por donde se toma el tren para llegar a Hogwarts, la escuela de magia donde se forman los hechiceros de la saga de Harry Potter.

Plataforma 9 3/4 en Londres.

 

Solo los magos pueden pasar a través de la plataforma 9 3/4. Aunque para consuelo de los “muggles”, existe un carrito atrapado a medio camino en la pared para que puedan tomarse fotos.

zss/rha/nal