• La entrada de la embajada de Corea del Norte en Madrid, capital de España.
Publicada: lunes, 1 de abril de 2019 13:59
Actualizada: lunes, 1 de abril de 2019 18:30

El grupo armado que asaltó el pasado febrero la embajada norcoreana en Madrid (capital de España) ha amenazado con otros “acontecimientos” no especificados.

“Nos estamos preparando ahora para grandes acontecimientos. Hasta entonces, permaneceremos callados como la calma antes de la tempestad”, ha comunicado el grupo autodenominado Cheollima Civil Defense (CCD), citado este lunes por la agencia surcoreana Yonhap.

Diez miembros de esta banda disidente norcoreana irrumpieron el pasado 28 de febrero en la embajada de Corea del Norte en Madrid, donde mantuvieron cautivos a sus empleados durante cuatro horas y finalmente huyeron en dos vehículos con dispositivos informáticos y documentación confidencial.

El grupo, también conocido como Joseon Libre, ha advertido en su nota que el Gobierno norcoreano sufrirá más “humillación”, si ignora sus llamamientos a “desmantelar los campamentos de prisioneros políticos”.

Además, ha exigido al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que detenga todas las repatriaciones de desertores norcoreanos y comience a reformas, como abrirse al mundo exterior.

Nos estamos preparando ahora para grandes acontecimientos. Hasta entonces, permaneceremos callados como la calma antes de la tempestad”, ha comunicado el Cheollima Civil Defense (CCD), grupo armado que asaltó el pasado febrero a la embajada norcoreana en Madrid (capital de España). 

 

Esta advertencia se produce un día después de que Pyongyang haya denunciado el asalto a su embajada en Madrid como un “grave ataque terrorista” y reclamado una investigación sobre la supuesta implicación del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) en el acto.

Tras varias semanas de silencio, la Justicia española señaló el pasado martes a Adrián Hong Chang, un ciudadano mexicano residente en EE.UU. como presunto jefe del citado asalto. Además, detalló que Chang contactó cinco días después de los hechos con las autoridades FBI para ofrecerle los datos robados de la embajada norcoreana en Madrid.

El asalto tuvo lugar solo cinco días antes de la segunda cumbre entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump —celebrada los días 27 y 28 de febrero en Hanói (capital de Vietnam)—, que terminó sin acuerdo alguno.

myd/ncl/rba

Comentarios