• Detrás de la Razón - La guerra verdadera: China vs Estados Unidos, no Corea del Norte

¿Ahora puede quedar clara la estrategia de Donald Trump? El magnate no está loco, y parece que sus amenazas a Corea del Norte no eran solo por ser fanfarrón.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apenas comenzó su súper gira por Asia, apenas llegó a Japón y lo más importante para él fue insistir en que la única forma de parar los misiles norcoreanos y la amenaza de Corea del Norte, es... ¿Adivine qué? Comprar misiles de defensa de Estados Unidos, y no unos cuentos, sino muchos.

Trump le insistió a los líderes japoneses, empresarios y políticos, que el rearme es la única opción para que estén seguros, además con total descaro y sin tener empacho alguno, confesó su doble moral al vender la supuesta seguridad, cito textual a Trump: “Se trata de un montón de puestos de trabajo para nosotros y un montón de seguridad para Japón”, lo dijo frente a Shinzo Abe, el primer ministro japonés, que hacía como que el cielo le habla al ver que lo estaban comprometiendo en público.

Si armamos el rompecabezas de esta forma, entonces podría explicarse y quedar claro por qué Trump le ha estado picando la cresta al líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, podría quedar claro que lo hace para que Pyongyang se ponga más amenazante y con ello, les dé más miedo a sus vecinos.

Acto seguido, Trump aparece con la varita mágica de la salvación: provoca la enfermedad y les inventa el remedio, negocios de altura. De hecho, no perdió la oportunidad para seguir molestando al líder norcoreano, al llamarlo dictador, al decir que ya se acabó el tiempo de diálogo, amagando con la fuerza, y al afirmar que Estados Unidos está listo para usar todo su poder militar para hundir a su nación norcoreana.

Siguiente acto, Shinzo Abe, dice sí, estamos con Estados Unidos, incluso en una invasión militar. Para echar más leña, se filtra también un informe desde Washington, justo cuando Trump anda en su mega gira asiática a través del Washington Post: el Pentágono (el Departamento de Defensa de EE.UU.) propone lanzar una invasión terrestre en Corea del Norte, para detectar y destruir sus armas nucleares escondidas a cientos de metros bajo tierra.

El informe señala que Corea del Norte podría atacar también con armas biológicas y químicas. Pero el problema es que las cosas no le están saliendo bien a Trump, porque a ciencia cierta, salió con las manos vacías de territorio nipón al no llevarse un contrato jugoso bien amarrado, aunque sí la promesa de juntos hasta morir en la guerra.

En Corea del Sur, las cosas también por el estilo, y en Filipinas, que no ha llegado aun, le esperan protestas porque quieren colgarlo del pescuezo por la temeraria política que representa.

El otro punto es el siguiente: en Pearl Harbor militares junto con el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Joseph Dunford, revelaron que la verdadera preocupación de Washington, no es lo que nos muestran, no es Corea del Norte, no es el líder Kim Jong-un, no son los misiles balísticos intercontinentales, los Hwasong-14, 16, 18 o el tamaño que sea, no, no es eso.

En Detrás de la Razón, se lo diremos y preguntaremos además. Recuerde que los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es descubrir los ángulos que no dicen los Gobiernos ni los medios de comunicación.

El análisis, las preguntas y respuestas a las nueve treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

Por: Roberto de la Madrid.

xsh/nii/

martes, 7 de noviembre de 2017 23:39
Commentarios