• El defensor del pueblo venezolano, Tareck William Saab, habla en una conferencia de prensa.
Publicada: domingo, 18 de junio de 2017 15:51

El Ministerio Público venezolano investiga el presunto asedio de los opositores a la casa de la familia del titular de la Defensoría del Pueblo de Venezuela.

A través de un comunicado, esta Cartera denunció el sábado el asedio a la residencia de los padres del defensor del pueblo venezolano, Tarek William Saab, en el estado de Anzoátegui (este), y anunció que encargó a una fiscal del Estado “para investigar el presunto asedio a la casa de la familia del Defensor del Pueblo en la población de El Tigre”.

Durante un contacto telefónico con Venezolana de Televisión, Saab detalló que un grupo violento que estaba conformado por 30 personas que portaban banderas del partido de ultraderecha Primero Justicia (PJ) asedió y amenazó con incendiar el sábado la residencia de sus padres en la ciudad de El Tigre.

“Se colocaron al frente de la casa de mis padres (…) para vociferar amenazas, inclusive de muertes, en contra de mis familiares que se encontraban en ese momento en la residencia”, indicó.

Además de responsabilizar del hecho a la jefatura nacional del PJ, Saab denunció que los ataques son parte de la “guerra sucia” del Primero Justicia—partido al que pertenece el líder opositor Henrique Capriles y el presidente del Parlamento, Julio Borges— que ha librado en su contra.

Se colocaron al frente de la casa de mis padres (…) para vociferar amenazas, inclusive de muertes, en contra de mis familiares que se encontraban en ese momento en la residencia”, dijo el defensor del pueblo venezolano, Tareck William Saab.

Conforme a Saab, el asedio contra su familia coincidió con el quinto ataque registrado contra la sede de la Defensoría del Pueblo en la entidad, ocurrido el mismo sábado.

Por otro lado, indicó que el incidente sucedió a solo horas de que hubiera desmentido a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, quien presentó ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) un recurso de anulación del nombramiento de los magistrados, alegando no haber participado en el procedimiento de preselección.

Por lo tanto, afirmó que la agresión es una reacción "por no haberme presentado a facilitar a este sector anti-democrático una vía hacia una guerra civil, con la postura firme que hemos tenido en defensa de la legalidad democrática y la ley, eso no me lo han perdonado estos sectores extremistas".

ftn/ktg/tmv/rba

Commentarios