• Fotos de tres colaboradores del Mossad israelí capturados por el servicio de Inteligencia de Turquía, 7 de octubre de 2021. (Foto: Daily Sabah)
Publicada: jueves, 21 de octubre de 2021 19:29

Turquía desarticula una red de la agencia de espionaje israelí (Mossad) y detiene a 15 hombres por espiar a estudiantes extranjeros, en particular palestinos.

Según un informe emitido este jueves por el diario turco Daily Sabah, unos 15 miembros de una red del servicio de inteligencia de Israel (el Mossad) fueron detenidos en el marco de una operación encubierta y masiva llevada a cabo el 7 de octubre por un equipo de 200 agentes de la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT, por sus siglas en turco), tras un año de monitoreo.

El medio turco también ha revelado que, los hombres detenidos habían recibido instrucciones de recopilar información sobre los estudiantes extranjeros, en particular los palestinos y sirios, matriculados en las universidades turcas, con la vista puesta en los que se pensaba que tenían un futuro en la “industria de la defensa”.

De igual manera, los espías también investigaban sobre otras asociaciones y organizaciones no especificadas que acogían a palestinos en Turquía.

En el operativo, parte de una investigación de la Fiscalía de Estambul, las unidades de MIT descubrieron cinco células de espionaje que habían estado operando en cuatro provincias turcas durante un año.

El informe también ha revelado que uno de los principales integrantes de la red de espionaje, identificado solo por sus iniciales A.B., entró en Turquía ya en 2015 y estuvo en contacto con un “agente de campo que portaba un pasaporte israelí vinculado al Mossad” y recibía 10 000 dólares al año por su trabajo.

El agente A.B. fue reportado en junio “desaparecido” por la Policía de Turquía, lo que le permitió a la célula de espionaje operar sin interrupciones. “Pero los servicios de inteligencia turcos ya le seguían la pista en ese momento”, ha asegurado el informe.

Como compensación, los agentes sospechosos recibieron pagos a través de las agencias de transferencias de dinero como Western Union y Moneygram y también a través de la criptomoneda Bitcoin en algunos casos. La red también habría desarrollado un sistema de mensajería para transferir fondos, utilizando joyerías y mercados.

Las autoridades turcas califican la dicha operación como la mayor operación de inteligencia en suelo del país desde el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, que se atribuyó a Arabia Saudí.

nsh/tmv/rba