• El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pronuncia un discurso en la Gran Asamblea Nacional de Turquía en Ankara, 5 de diciembre de 2017.
Publicada: martes, 5 de diciembre de 2017 10:19
Actualizada: martes, 5 de diciembre de 2017 13:42

El presidente turco advierte a su par estadounidense de que no cruce la línea roja de los musulmanes sobre el actual estatuto de Al-Quds (Jerusalén).

Recep Tayyip Erdogan ha avisado este martes que el estatuto de Al-Quds es “una línea roja” para los musulmanes, alertando así a su homólogo estadounidense, Donald Trump, de la posibilidad de trasladar su embajada de Tel Aviv a Al-Quds y reconocer esta ciudad como capital del régimen israelí, algo que podría suceder mañana miércoles.

“¡Señor Trump! Jerusalén es una línea roja para los musulmanes (...) vamos a seguir con esta lucha hasta el final con determinación”, ha aseverado Erdogan en un discurso televisado en el que ha amenazado con romper sus relaciones diplomáticas con Israel si se cumplen los rumores sobre el trasladado de la misión diplomática estadounidense a esa ciudad. 

Erdogan ha anunciado, además, que si el régimen de Israel proclama Al-Quds como su capital, Turquía convocará una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) –la cual preside actualmente– en un plazo máximo de 10 días, para “poner en movimiento a todo el mundo musulmán”.

¡Señor Trump! Jerusalén es una línea roja para los musulmanes (...) vamos a seguir con esta lucha hasta el final con determinación”, asevera el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

 

Los comentarios de Erdogan de esta jornada ante el grupo parlamentario de su partido, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco) llegan después de que la Casa Blanca anunciara que Trump decidió aplazar su decisión sobre un posible traslado a Al-Quds de su misión diplomática en Israel. 

Desde que surgieran los rumores, además de los palestinos y sus aliados, países como Jordania, Egipto o incluso la Liga Árabe (LA) han alertado de las peligrosas consecuencias que tendría el reconocimiento por parte de Washington. 

Por su parte, el presidente palestino, Mahmud Abás, advierte de que cualquier cambio en la política estadounidense respecto a Al-Quds socavaría de manera grave los esfuerzos de paz y dañaría los intereses de Palestina. 

snr/anz/tas/rba

Commentarios