• Un estudio revela unos hábitos de vida saludable que pueden dar hasta siete años más de vida.
Publicada: domingo, 23 de julio de 2017 18:20
Actualizada: lunes, 24 de julio de 2017 1:10

Las personas que llevan hábitos de vida saludables pueden tener una esperanza de vida hasta siete años mayor que la población general, revela un nuevo estudio.

Según una investigación liderada por el Instituto Max Planck (Alemania) y la Universidad de Michigan (EE.UU.), el seguimiento de unos hábitos saludables no sólo permite tener una vida más larga, sino que esos años de más sean de mayor calidad.

Para su estudio los autores analizaron datos de más de 14.000 individuos de 50 a 89 años en Estados Unidos, y constataron que las personas que no habían fumado nunca ni tenían obesidad vivían entre 4 y 5 años más que la población general, y esa esperanza de vida adicional estaba libre de discapacidad.

Los resultados del análisis indicaron además que las personas que también no consumen alcohol excesivamente vivían 7 años más sin discapacidad que la población general y tenían una esperanza de vida total que superaba a la de la población de Japón, el país donde están los ciudadanos más longevos.

"A menudo se cree que los avances en la tecnología sanitaria son claves para una vida más sana y larga, pero hemos demostrado que los hábitos de vida saludables, que no cuesta nada llevar, son suficientes para que la gente viva más y mejor", ha reconocido Mikko Myrskylä, uno de los principales investigadores de este trabajo, publicado esta semana en la revista Health Affairs.

A menudo se cree que los avances en la tecnología sanitaria son claves para una vida más sana y larga, pero hemos demostrado que los hábitos de vida saludables, que no cuesta nada llevar, son suficientes para que la gente viva más y mejor", ha reconocido Mikko Myrskylä, uno de los principales investigadores del estudio.

 

Los autores aseguran que es el primer estudio que analiza el impacto acumulativo de varios hábitos clave de salud en la esperanza de vida, tanto la general como la libre de discapacidad. Aunque algunos trabajos previos han analizado determinados indicadores, en este caso examinaron diferentes hábitos de forma simultánea.

Los investigadores observaron que cada uno de los tres comportamientos poco saludables analizados –obesidad, tabaquismo y consumo de alcohol– estaba vinculado a una reducción en la esperanza de vida y a una aparición más precoz de discapacidades.

myd/ktg/snr/rba

Commentarios