• Un hombre se protege del frío con un pasamontañas.
Publicada: sábado, 20 de mayo de 2017 2:31

El frío extremo provoca efectos adversos en nuestro cuerpo, pero los ojos son una excepción.

La incomodidad o el dolor que sentimos en ese momento no son casuales: señalan una desviación de la norma de la temperatura de una parte de nuestro cuerpo y, como consecuencia, un peligro para nuestra salud.

Esta sensación se debe a los receptores que son sensibles a los cambios de temperatura. No obstante, en los globos oculares no hay estos termorreceptores, ya que el frío extremo no es una amenaza para nuestros ojos. 

Los ojos están situados dentro del cráneo y son irrigados constantemente de sangre, mientras que su superficie frontal solamente entra en contacto con el aire precalentado al parpadear.

De aquí que sean la única parte del cuerpo humano que no siente frío, aunque suelen botar lágrimas en caso de entrar en contacto con aire a temperaturas bajas, de acuerdo con un informe publicado este sábado por Sputnik.

 

mjs/ctl/myd/rba

Commentarios