• El embajador ruso en EE.UU., Anatoli Antonov.
Publicada: miércoles, 3 de febrero de 2021 23:14

Embajador ruso en Washington D.C. dijo que no cree que los generales ‘cuerdos’ de EE.UU. consideren realmente la posibilidad de una guerra nuclear contra Rusia.

Durante una entrevista concedida este miércoles a la cadena de televisión rusa Rossiya 24, Anatoli Antonov, embajador de Rusia en EE.UU., ha afirmado que, en su opinión, ningún general estadounidense, en su sano juicio, está considerando realmente entrar en un conflicto militar nuclear, a gran escala, con Moscú.

“Creo que tal idea ronda las mentes de algunos políticos que no están bien. Creo que tal idea vaga por la mente de políticos insanos”, ha aseverado el diplomático.

Sus comentarios han tenido lugar después de que el jefe del Mando de Comunicaciones Estratégico de Estados Unidos (Stratcom), el almirante Charles Richard, a través de su artículo para la revista Proceedings, del Instituto Naval de EE.UU., alertara de una “posibilidad real” de una guerra nuclear con China y Rusia, e instara a prepararse para dicha contienda.

 

Las afirmaciones del embajdor ruso vienen después de que el Gobierno ruso anunciara esta misma jornada la entrada en vigor de una prórroga de cinco años de un nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicos ruso-estadounidense (START III), que es el último acuerdo entre los dos países que limita sus arsenales nucleares.

Conforme a sus declaraciones, los tratados internacionales como el Nuevo START ayudan a evitar que el mundo se precipite al borde de un conflicto nuclear debido a ciertos políticos de Washington. No obstante, ha añadido, esta extensión del tratado no incidirá, en manera alguna, en la cantidad de inspecciones militares entre ambas potencias.

Es más, ha agregado que Moscú y Washington seguirán trabajando en temas de control de armas, aunque, según Antonov, será una labor “extremadamente difícil y complicada”, puesto que las conversaciones sobre este asunto tocarán no solo temas actuales, sino también emergentes, como los sistemas de armas avanzadas.

El tratado START III, cuyo objetivo es limitar el despliegue de armas nucleares, actualmente es el único acuerdo que mantiene la estabilidad estratégica entre Rusia y EE.UU., pues limita a 1550 el número de ojivas nucleares estratégicas que ambos países pueden desplegar, lo que significa mantener el control del 90 % de todas las armas nucleares del planeta.

La Administración del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, propuso el pasado 21 de enero a Rusia extender cinco años más el aludido tratado, que expiraba el viernes 5 de febrero.

mrp/anz/mkh