• El presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante su discurso en la 23 edición del Congreso Mundial de la Energía en la ciudad turca de Estambul, 10 de octubre de 2016.
Publicada: lunes, 10 de octubre de 2016 16:42
Actualizada: lunes, 10 de octubre de 2016 17:43

El presidente ruso anuncia que Moscú se unirá al acuerdo para reducir la producción mundial de petróleo, hasta situarla en 700.000 barriles por día.

“Apoyamos la reciente iniciativa de la OPEP para fijar límites a la producción del petróleo. Esperamos que en la próxima reunión del cartel, en noviembre, la idea se materialice en un acuerdo oficial, dando así, una señal positiva a los mercados y los inversores”, ha expresado este lunes Vladimir Putin, durante su intervención en la sesión especial del Congreso Mundial de Energía que se celebra en Estambul, Turquía.

El pasado 28 de septiembre, los socios de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), reunidos en Argelia, acordaron recortar la producción petrolera tras ocho años y, con ello, se espera que los 33,24 millones de barriles diarios extraídos actualmente disminuyan a 32,5 millones.

“Apoyamos la reciente iniciativa de la OPEP para fijar límites a la producción del petróleo. Esperamos que en la próxima reunión de la Cartel en noviembre, la idea se materializa en un acuerdo oficial, dando así una señal positiva a los mercados y los inversores”, ha anunciado el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Putin ha recordado que cuando los precios del crudo cayeron a menos de la mitad, muchos decían que la era de hidrocarburos tocaba fondo y que era hora de reorientarse a las fuentes de energía alternativas. Pero, a juicio del mandatario ruso, no hay motivo para alarmarse y sacar conclusiones tan a largo plazo.

El jefe de Estado ruso ha destacado que la reducción de inversiones en la prospección geológica provocó el menor crecimiento de las reservas conocidas hasta ahora del crudo durante los últimos setenta años.

En este aspecto, Putin ha indicado que se está observando una cancelación masiva de las decisiones inversionistas sobre proyectos que de momento se consideran económicamente injustificados y ha subrayado que con estas tendencias no hay duda de que la falta de financiación podría hacerse crónica.

Asimismo, el dignatario ruso ha explicado que su decisión de congelar o reducir la producción del crudo, es a favor de la estabilidad de toda la industria energética mundial y a su juicio “no perturbará el trabajo de los mecanismos del mercado, sino al contrario acelerará la reequilibración del mercado”.

Considerando que las exportaciones de recursos rusos garantizan el buen funcionamiento de muchas economías mundiales, Putin garantiza que Rusia será un suministrador fiable de hidrocarburos a los mercados globales.

krd/ncl/ask/nal

Commentarios