• Un sistema defensivo antimisiles S-300, desplegado en Kazajistán en 2011.
Publicada: martes, 4 de octubre de 2016 15:37
Actualizada: martes, 4 de octubre de 2016 17:46

El Ministerio de Defensa ruso ha anunciado este martes haber desplegado sistemas antimisiles S-300 en Siria, según los medios locales.

"Este sistema está destinado a garantizar la seguridad de la base marítima militar en Tartus y de los buques en la zona costera que forman parte de la unidad operativa de la Armada rusa", ha explicado el portavoz de la Cartera, el general Igor Konashenkov, al confirmar el despliegue. 

Este había sido advertido por el Ejército estadounidense y filtrado horas antes a la cadena televisiva Fox News por responsables militares de EE.UU. que consideraron que el despliegue ruso podría contrarrestar un hipotético ataque norteamericano a Siria con misiles de crucero.

En una entrevista posterior con el portal de noticias ruso Pravda.ru, el experto en Ciencias Políticas y Militares Andréi Koshkin señalaba hoy mismo que "Rusia ha anunciado que no se quedará esperando a que le den otra vez una puñalada por la espalda".

Este sistema está destinado a garantizar la seguridad de la base marítima militar en Tartus y de los buques en la zona costera que forman parte de la unidad operativa de la Armada rusa", ha explicado el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, el general Igor Konashenkov.

"Lo que decimos es que no queremos que se repita el incidente del derribo del Su-24 ruso (…) Quienes quieran poner a prueba la seguridad de las tropas rusas de Siria, mejor que no lo hagan, porque la respuesta que daría Rusia haría que nunca quieran volver a hacerlo de nuevo", dijo Koshkin al ser preguntado sobre su evaluación de la amenaza estadounidense.

 

En noviembre del año pasado, un caza ruso Su-24 fue derribado cuando participaba en Siria en operaciones antiterroristas coordinadas con el Ejército del país árabe por un F-16 de las Fuerzas Aéreas de Turquía, país integrado en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), dando pie a graves tensiones entre los dos países euroasiáticos.

Tras el incidente, el Ministerio ruso de Defensa anunció que el sistema antiaéreo S-400, más avanzado que el S-300, estaba ya en servicio operacional en su base de Hmeimim, al sureste de Latakia, en el norte de la costa siria.

En su comparecencia, sin embargo, Konashenkov ha agregado que no entiende por qué el despliegue del sistema antimisiles ha causado alarma en Occidente. "El S-300 es un sistema puramente defensivo y no representa ninguna amenaza para nadie", ha concluido.

mla/ctl/snr/rba

Commentarios