• El canciller ruso, Serguei Lavrov (decha.) y su par estadounidense, John Kerry, en Moscú, capital de Rusia, 15 de julio de 2016.
Publicada: viernes, 22 de julio de 2016 15:36

El canciller ruso, Serguei Lavrov, ha dejado claro que nadie, excepto los sirios, puede decidir el futuro del presidente sirio, Bashar al-Asad.

"Rusia cree que solo la nación siria debe elegir a su líder, por medio de unas elecciones justas y democráticas”, ha indicado este viernes Lavrov desde la óblast de Vladímir, una región ubicada en el este de Rusia, sobre el tema del futuro de Al-Asad que había abordado su par estadounidense, John Kerry, durante una visita que realizó a Moscú, capital rusa.

Lavrov ha recordado que durante una reunión mantenida la semana pasado con Kerry, el jefe de la Diplomacia estadounidense había pedido la luz verde de Moscú para alejar al presidente sirio del poder para luego luchar contra el terrorismo que azota este país árabe desde hace más de cinco años.

Rusia cree que solo la nación siria debe elegir a su líder, por medio de unas elecciones justas y democráticas”, ha indicado el canciller ruso, Serguei Lavrov.

El canciller ruso, no obstante, ha destacado que para el Kremlin, la lucha contra el terrorismo se prioriza por encima de la salida o permanencia de Al-Asad en el poder.

Ha explicado que el 80 por ciento de los sirios que, según Washington, se opone al Gobierno de Al-Asad también necesita un ámbito tranquilo para acudir libremente a las urnas a fin de elegir de forma democrática a su futuro jefe de Estado, sea quien sea.

El canciller ruso asimismo ha señalado que por el momento nadie puede garantizar que una Siria sin Al-Asad no se convertirá en otro Irak o Libia.

Lavrov ha recordado que Libia, luego del derrocamiento del régimen de Muamar Gadafi, se convirtió en un “semillero para el terrorismo” y el país no ha vuelto a ser “unido” desde 2011, cuando la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se enfrascara en una campaña militar en Libia.

Lavrov ha subrayado que Irak también ha sufrido el mismo escenario caótico luego de la invasión estadounidense (2003-2011), una medida que allanó el camino para la infiltración del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en ese territorio desde Siria.

ask/ctl/hnb