• El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla (C), habla durante una conferencia de prensa en el marco de una cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC) en el Palacio de la Revolución en La Habana, capital cubana, 4 de junio de 2016.
Publicada: domingo, 5 de junio de 2016 16:23
Actualizada: miércoles, 26 de abril de 2017 9:49

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, denunció el sábado que EE.UU. quiere restarle soberanía a esta isla caribeña con su plan para imponer una junta fiscalizadora al territorio.

En este sentido, amenazó con acudir a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en caso de que Washington insista en establecer una junta de supervisión fiscal para reestructurar la deuda pendiente de ese Estado Libre Asociado.

"Acciones más recientes parecen indicar que Estados Unidos quiere restarle gobierno propio a Puerto Rico. Si así fuera, habría que acudir a la ONU y solicitar que Puerto Rico volviera a ser incluido en la lista de territorios por descolonizar", de la cual fue sacado en 1953, declaró a la prensa desde La Habana, capital cubana, donde participó como observador en una cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC).

Acciones más recientes parecen indicar que Estados Unidos quiere restarle gobierno propio a Puerto Rico. Si así fuera, habría que acudir a la ONU y solicitar que Puerto Rico volviera a ser incluido en la lista de territorios por descolonizar", de la cual fue sacado en 1953, afirmó el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla.

En este contexto, explicó que el proyecto de ley, que podría poner fin a la deuda de Puerto Rico, aborda dos aristas principales: la capacidad de la isla de "reestructurar su deuda" y otra que establece "una junta que tendría poderes particulares si Puerto Rico no toma unas decisiones predeterminadas por esa junta".

El proyecto de ley, de 148 páginas y presentado por el legislador republicano Sean Duffy, establece la creación de un cuerpo supervisor de siete miembros que deberá aprobar planes fiscales y presupuestos, someter recomendaciones al gobierno de Puerto Rico y emitir certificados de reestructuración.

 

El proyecto es rechazado por la mayoría de los puertorriqueños, incluido el gobernador, por considerar que la junta es una imposición de Washington y suponer un agravio a la autonomía política de Puerto Rico.

Por otra parte, el gobernador reveló a la prensa que mantuvo el viernes una reunión con el presidente cubano, Raúl Castro, a quien agradeció su aspiración de que algún día Puerto Rico se incorpore a la AEC como "nación soberana e independiente".

Asimismo, transmitió a Castro su interés en abrir una oficina comercial en La Habana, "para permitirles a los puertorriqueños tener oportunidades de expandir sus negocios" en Cuba.

EE.UU. invadió el actual territorio de Puerto Rico en 1898, prometiendo libertad y democracia al pueblo. Las promesas no se cumplieron y, aunque en 1952 se estableció una peculiar forma de administración denominada 'Estado Libre Asociado', Puerto Rico sigue colonizado y se espera que se anexe a EE.UU. en enero del 2021.

Históricamente los propulsores de la independencia han rechazado que Puerto Rico haya alcanzado su soberanía, y a partir de 1961 el caso ha sido presentado ante el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas con el apoyo de Cuba.

tmv/anz/rba