• Refugiados africanos protestan contra política de asilo de Israel
Publicada: viernes, 27 de enero de 2017 2:37

Cientos de inmigrantes africanos que buscan asilo político se han manifestado en Al-Quds para protestar contra la política de acogida del régimen de Israel.

Los manifestantes se han congregado este jueves frente al parlamento israelí, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), para protestar contra un llamamiento pendiente que podría dar lugar a sus deportaciones a Sudán, Eritrea, Ruanda o Uganda.

Según los organizadores de la protesta, denominada March for Freedom ("marcha por la libertad, en inglés), los solicitantes de asilo que han sido deportados a terceros países, como Ruanda, han sido sistemáticamente enviados a Uganda, donde no tienen estatus legal y corren el riesgo de ser repatriados a Eritrea.

Ustedes, los magistrados de la corte suprema, son los únicos que tienen la autoridad para salvar a Israel de cometer la injusticia de deportar a los solicitantes de asilo en violación de todos los acuerdos internacionales", ha afirmado March for Freedom en un comunicado.

"Ustedes, los magistrados de la corte suprema, son los únicos que tienen la autoridad para salvar a Israel de cometer la injusticia de deportar a los solicitantes de asilo, en violación de todos los acuerdos internacionales", ha afirmado March for Freedom.

Refugiados africanos protestan frente al parlamento israelí, en Al-Quds (Jerusalén), 26 de enero de 2017.

 

Tekle Negash, un refugiado eritreo de 21 años que llegó a los territorios ocupados palestinos en 2012, ha asegurado que ha estado encarcelado en Holot, en el desierto de Neguev, durante los últimos tres meses. Negash tacha de ‘horribles’ las condiciones de las cárceles israelíes.

"La celda en la que estuve encarcelado tiene una ducha y un inodoro para diez personas. Además, la comida es muy mala, en verano hace mucho calor y en el invierno hace mucho frío", ha denunciado.

En el campo de concentración de Holot, el régimen de Tel Aviv mantiene retenidos a 2000 de los cerca de 42.000 migrantes procedentes de Sudán y Eritrea que habitan Palestina ocupada y que corren peligro de ser devueltos a sus países.

mkh/mla/alg/rba

Commentarios