• Barack Obama: ¿el gran perdedor del 2016?
Publicada: martes, 3 de enero de 2017 12:04

La respuesta asertiva de Vladimir Putin a la alocada carrera de sanciones a Rusia realizada por Obama en la agonía de su mandato, ha provocado una reacción importante en Estados Unidos pues encuestas realizadas indican que muchos preferirían al gobernante moscovita en la presidencia de este país.

Y es que la actuación política del mandatario saliente en próximos días ha sido una debacle para dicha nación ya que cada paso dado ha significado una derrota importante para este personaje y lo que representa.

Los hechos corroboran esta afirmación:

  1. En Ucrania intentó establecer un gobierno pro occidental a través de un golpe de estado y el asesinato de su presidente legal, logrando exactamente crear una crisis tal que finalizó con el mandato de un empresario débil, amenazador, indeciso, con un territorio dividido en dos (Kiev-Donbás), y con Crimea como parte de Rusia a través de una decisión mayoritaria de su pueblo.
  2. El apoyo al terrorismo yihadista de Daesh y Al Nusra, creados por su iniciativa junto a Hillary Clinton, propició la masacre de más de medio millón de personas en Siria e Irak, fomentando el degollamiento de civiles y soldados, la quema en hoguera de niños y adultos, la violación a mujeres y niñas, la tortura a militares y ancianos, barbarie total provocada gracias a su auspicio. Es decir, el Premio Nobel de la Paz le fue otorgado como un reconocimiento a ser nombrado “El Señor de la Guerra”.
  3. Militarmente perdió gran parte de su poder en Medio Oriente y la Coalición, grupo superior una veintena de países con potencias incluidas (Francia, Alemania, Gran Bretaña, incluidas), no tuvo ningún papel destacado en la guerra contra los takfiríes aunque su éxito fue dado en la masacre de civiles y soldados iraquíes o sirios.
  4. Electoralmente fracasó en el apoyo dado a Clinton, una de las razones definitivas para su perdida, haciendo que Donald Trump, el supuesto payaso débil, le diera una contundente paliza de tal modo que perdió la continuidad de su política guerrerista avadada por Hillary.
  5. Mediáticamente, el intento de culpar a Rusia de la derrota tampoco sirvió pues no pudo aportar ninguna prueba creíble y la mayoría de Medios finalizaron como herramientas al servicio de la propaganda falsa y con mínima credibilidad. El supuesto hackeo fue respondido con una pregunta muy dura: ¿un país experto en montar golpes, espiar a soberanías, derrocar a través del hackeo mismo, manipular cuentas, destruir datos, intervenir sistemas computarizados, ahora se horroriza de lo que ha sido su emblema? 
  6. Uno de los fracasos más grandes fue el intento de debilitar a Irán pese al Acuerdo obtenido gracias a la alta diplomacia iraní, soportado en el G5+1, realizando sanciones comerciales, económicas, culturales, políticas, entre otras, con el fin de provocar una crisis interna de la nación persa lo que no pudo lograr. Por el contrario, impulsó a dicho país como un actor principal en la resolución de la paz en Medio Oriente.
  7. Su financiación y soporte a Arabia Saudí contra la nación yemení ha resultado en un fiasco macabro pues ese pueblo se opuso tenazmente, logrando revertir el resultado esperado por USA, sosteniendo una batalla desigual aunque de dignificación nacional, que ha mostrado la debilidad de regímenes monárquicos.
  8. La abstención para la condena a Israel debido a los asentamientos coloniales en Palestina, es un simple instrumento demagógico con el fin de dejar a Donald Trump en una encrucijada, corroborado por la posición republicana exigiendo retirar dicho proyecto aprobado.

Existen muchos hechos más que demuestran el descalabro propiciado a EE.UU. por Obama, sin contar con la crisis infraestructural, social, racial, política, de la nación norteamericana, todo lo que lo convierte en el gran perdedor mundial el año 2016.

Cabe recordar que los principios de la Excepcionalidad, de la Diplomacia Hipócrita, de la culpabilidad sin comprobación, desprecio al contrario, de la autosuficiencia, son fundamentos que complementan dicho revés. Si se une a una personalidad con dinámica negativa para sí mismo y el mismo planeta, inscrito en un discurso incoherente con la realidad, cabe pensar que el destino de su derrota estaba marcado.

Sin embargo, esta misma personalidad puede llevarlo a postular en cuatro años más a dicho cargo si no existen figuras de alto nivel para dicha magistratura.

El mundo hubiera querido un presidente estadounidense pleno de humanidad, consciente de los derechos de los pueblos, con axiomas éticos basados en valores humanos sólidos, con estrategias dirigidas hacia la pacificación de los espíritus, entre aquellas cualidades que hacen de un hombre un ser con sendero y luz propia. Se espera que Donald Trump no cometa los mismos errores y considere al planeta un conjunto de pueblos con derechos soberanos para actuar en Consecuencia. Es lo que desea toda mujer u hombre de Bien Profundo.  

Carlos Santa María
Carlos Santa María Carlos Santa María es Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, profesor universitario, columnista de varios medios nacionales e internacionales y ha escrito dieciséis libros en el campo humano, político y pedagógico.

Commentarios