• El destructor de la Armada japonesa Shimakaze sigue al portaaviones USS Ronald Reagan, de la armada estadounidense en el océano, octubre de 2017.
Publicada: viernes, 17 de noviembre de 2017 3:04

Japón y EE.UU. han iniciado un ejercicio militar conjunto de 10 días en el sur del archipiélago nipón, en medio de la creciente tensión con Corea del Norte.

Las maniobras anuales “tendrán lugar en las aguas de Okinawa”, en el sur de Japón, y tienen como objetivo “aumentar la preparación defensiva y la interoperabilidad de las fuerzas japonesas y estadounidenses a través del entrenamiento en aire y operaciones en el mar”, reza un comunicado emitido el jueves por la Armada estadounidense.

Un total de 14.000 soldados estadounidenses, junto con el portaaviones USS Ronald Reagan, los destructores de misiles guiados USS Stethem, USS Chafee y USS Mustin, entre otros, participarán en el simulacro.

“Los ejercicios arrancan después de una semana de entrenamiento en tierra” en el que participarán marines de ambos países, según el comunicado.

Los ejercicios arrancan después de una semana de entrenamiento en tierra” en el que participarán marines de ambos países, indica un comunicado de la Armada estadounidense

 

La agencia francesa de noticias AFP informó que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se reunió con el comandante del Mando Pacífico estadounidense (USPACOM), el almirante Harry Harris, al inicio del simulacro en Okinawa y pidió una “estrecha coordinación” entre Tokio y Washington para “mejorar la disuasión” contra Corea del Norte.

EE.UU. concluyó el martes, 14 de noviembre, unos ejercicios militares que llevó a cabo de manera conjunta con la fuerza naval surcoreana cerca de las aguas de Corea del Norte. El objetivo de las maniobras, según el Estado Mayor Conjunto de Seúl, es reforzar la credibilidad del mecanismo de “disuasión ampliada” frente a las provocaciones nucleares y balísticas de Corea del Norte.

Pyongyang, a su vez, protestó el lunes ante las Naciones Unidas por el despliegue de tres portaaviones de EE.UU. en la península coreana que se unieron a los ejercicios y advirtió de que Washington está “en una carrera desembocada hacia una guerra nuclear al introducir equipamiento en la península coreana y sus alrededores”.

EE.UU. afirma que sus maniobras intentan disuadir los actos provocativos de Pyongyang, incluyendo pruebas nucleares y de misiles, mientras, Corea del Norte defiende que realiza estos ensayos en base a su “derecho de autodefensa” ante las “intenciones hostiles” estadounidenses, como los mencionados ejercicios que realizó junto con Corea del Sur.

ftm/ncl/mnz/rba