• El eurodiputado irlandés Mick Wallace interviene en un coloquio organizado por la Unión Europea (UE).
Publicada: martes, 2 de marzo de 2021 17:35

Un eurodiputado afirma que EE.UU. y Europa recurren a las sanciones como un arma contra los países que no se doblegan a sus deseos, como es el caso de Irán.

El eurodiputado irlandés Mick Wallace ha asegurado, en un mensaje de texto y audiovisual publicado este martes en su cuenta de Twitter, que tanto EE.UU. como la Unión Europea (UE) están recurriendo, cada vez más, a medidas sancionatorias, como una herramienta de presión contra aquellas naciones que no se doblegan ante sus políticas de imperialismo financiero.

Wallace ha subrayado que estas medidas restrictivas de los países occidentales se consideran ilegales en cuanto a que no han sido consensuadas, ni aprobadas, en el seno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su escrito, ha hecho hincapié, además, en que “las sanciones son ilegales, ya sea en Venezuela o Siria, Irán o Cuba” y, en definitiva, ha enfatizado que estas medidas constituyen un “‘terrorismo financiero’ que destruye vidas” allá por donde se apliquen.

 

“Desde la década de los 90, se ha registrado un aumento significativo en el recurso unilateral de las sanciones fuera del ámbito del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas [CSNU]”, ha reiterado, para luego concretar que, “en su mayoría, han sido adoptadas por EE.UU. Desafortunadamente, esta medida ahora está siendo también usada con más frecuencia por la UE”.

Tales acciones denunciadas por el político irlandés, desde luego, constituyen “una completa violación del derecho internacional” y de esta coyuntura está bien al tanto el pueblo iraní, que desde hace más de cuatro décadas viene sufriendo en sus propias carnes la embestida imperial de EE.UU., cuyas autoridades no han podido asimilar el hecho de que la nación persa decidiera, en 1979, poner fin a la monarquía de Mohamadreza Pahlavi, cuyo régimen era afín a los intereses de Washington.

Desde el triunfo de la Revolución Islámica, las sucesivas Administraciones estadounidenses han venido imponiendo una serie de sanciones draconianas contra la nación iraní con el objetivo de hacer mella en su férrea voluntad de seguir preservando su soberanía e independencia respecto a Washington.

La maquinaria punitiva de EE.UU. dirigida en contra de Irán se recrudeció con la llegada del republicano Donald Trump al poder en 2017 y en el marco de la llamada campaña de ‘máxima presión’ estadounidense contra la nación persa, los iraníes han mostrado una resistencia sin igual en su lucha contra el “terrorismo económico” de Washington, neutralizándolo por completo.

krd/anz/tqi/mrg