• El secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, durante una audiencia en Washington DC, 30 de octubre de 2017.
Publicada: miércoles, 15 de noviembre de 2017 1:15

Un ex director general de la ONU se mofa de los comentarios del secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, sobre la presencia militar de EE.UU. en Siria.

Serguéi Ordzhonikidze, de nacionalidad rusa, ex director general de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (ONUG), dijo el martes que James Mattis se ha convertido en el “hazmerreír” al decir que las Naciones Unidas aprobaron la presencia de las fuerzas estadounidense en Siria.

Mattis, general retirado de los Marines de EE.UU., “simplemente no entiende o no sabe lo que está diciendo, y aparentemente no tiene consejeros decentes que puedan decirle cómo actuar... Creo que es una lástima decir cosas como esta, para un estado tan grande, una superpotencia, como Estados Unidos”, afirmó Ordzhonikidze, según la agencia de noticias Sputnik.

Además, agregó que la presencia del país norteamericano en Siria es ilegal y “un intento de justificar de manera incómoda la estancia ilegal de las fuerzas de la coalición encabezada por Estados Unidos” en el país árabe.

Mattis dijo el lunes que la presencia de los Estados Unidos en Siria fue aprobada por las Naciones Unidas, ya que Washington estaba involucrado en la lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

También confirmó que el Ejército estadounidense permanecerá en Siria hasta que la situación sea resuelta por el proceso de Ginebra bajo los auspicios de la ONU.

Mattis “simplemente no entiende o no sabe lo que está diciendo, y aparentemente no tiene consejeros decentes que puedan decirle cómo actuar... Creo que es una lástima decir cosas como esta, para un estado tan grande, una superpotencia, como Estados Unidos”, afirma el ex director general de la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (ONUG), Sergei Ordzhonikidze.

 

EE.UU., desde septiembre de 2014, so pretexto de luchar contra el terrorismo, lleva a cabo operaciones militares en Siria, sin ninguna autorización del Gobierno de Damasco ni mandato alguno de la ONU.

Además, los bombardeos de la llamada coalición internacional que lidera EE.UU. en Siria, más que una amenaza para los terroristas, desafortunadamente son un peligro tanto para los civiles como para las fuerzas gubernamentales sirias, e incluso han dificultado en reiteradas ocasiones el avance de la lucha antiterrorista al atacar posiciones del Ejército sirio.

Varios analistas consideran que EE.UU., al arropar a los grupos terroristas en Siria, no busca restablecer la paz en el país, sino la política de ‘divide y vencerás’.

snz/hnb/nii/

Commentarios