• Miles de personas muestran su rechazo al tratado de libre comercio negociado actualmente entre la UE y EE.UU en Bruselas (Bélgica). 20 de septiembre de 2016
Publicada: martes, 20 de septiembre de 2016 18:29
Actualizada: miércoles, 21 de septiembre de 2016 5:58

Miles de personas han mostrado en Bruselas su rechazo al tratado de libre comercio negociado actualmente entre la UE y EE.UU., así como el ya concluido con Canadá.

Los organizadores de la manifestación, una coalición de organizaciones no gubernamentales, partidos de izquierda y sindicatos, habían llamado a manifestarse hoy martes en la capital belga, principal centro administrativo de la Unión Europea (UE), tres días después de concentraciones que reunieron en Alemania entre 160.000 y 300.000 personas por el mismo motivo.

Los manifestantes han coreado “no queremos ni el TTIP ni el CETA”, en referencia a la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) negociado con EE.UU., y al concluido con Canadá, Comprehensive Economic and Trade Agreement, que aún debe ser ratificado por los Parlamentos nacionales del bloque europeo.

Estoy convencido de que saldremos perdiendo. Esto va a desequilibrar totalmente el mercado agrícola”, ha explicado Stéphane Delogne, un agricultor presente en la marcha anti TTIP.

Estoy convencido de que saldremos perdiendo. Esto va a desequilibrar totalmente el mercado agrícola”, ha explicado Stéphane Delogne, un agricultor presente en la marcha anti-TTIP.

 

Por otro lado, la asociación belga Stop TTIP, organizadora de la manifestación, ha publicado en su página web que los "antidemocráticos" tratados transatlánticos beneficiarán sobre todo a los accionistas de las multinacionales y a las potencias financieras, en detrimento de los agricultores y de los consumidores, trabajadores y jubilados, mujeres y jóvenes, pequeños y medianos empresas y clase media.

Los dos acuerdos tienen por objeto suprimir las barreras comerciales y reglamentarias a ambos lados del Atlántico y apuntan a una liberalización casi total de los intercambios.

Sus detractores temen que afecten a las normas sociales, sanitarias y medioambientales.En algunos países de Europa como Francia y España, son muchos los que creen que los impopulares acuerdos debilitarían a las autoridades públicas frente a las multinacionales, además de favorecer el desempleo en el continente.

En contraposición, la canciller alemana, Angela Merkel, defiende la negociación en curso con Washington, a pesar de las voces disonantes que se hacen escuchar en su propio Gobierno (de coalición).

Si bien Francia es favorable al acuerdo con Canadá, se opone desde hace meses al que está siendo negociado con Estados Unidos, por que considera que hace daño a Europa.

krd/mla/rba

Commentarios