• El jefe de la OEAI, Ali Akbar Salehi (centro abajo), comparece ante el Parlamento iraní para explicar sobre el JCPOA. 21 de julio de 2015
Publicada: martes, 21 de julio de 2015 13:56

Teherán y la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) resolverán antes del 15 del próximo diciembre las posibles dimensiones militares (PMD, en inglés) del programa de energía nuclear iraní.

“Nosotros no aceptamos las PMD, sin embargo, buscamos solucionarlas en un marco político y técnico para poner fin a los pretextos” de la AIEA y de Occidente sobre las actividades nucleares iraníes, ha dicho este martes el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi, en una entrevista.

Nosotros no aceptamos las PMD, sin embargo, buscamos solucionarlas en un marco político y técnico para poner fin a los pretextos” de la AIEA y de Occidente sobre las actividades nucleares iraníes, ha dicho Salehi.

El director general de la AIEA, Yukiya Amano, declaró a principios de junio que, con la cooperación de Teherán, dará a conocer a finales de 2015 un informe sobre las PMD.

El director general de la AIEA, Yukiya Amano.

 

Salehi también ha comparecido ante la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles), donde ha presentado los detalles del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

En sus declaraciones, ha vuelto a rechazar las alegaciones de los países occidentales según las cuales la conclusión de los diálogos nucleares ha imposibilitado el acceso de Teherán a una bomba atómica y ha reiterado que Irán nunca ha intentado desarrollar armas nucleares, un acto que está prohibido según una fatwa (decreto religioso) del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

El titular de la OEAI ha aseverado que el JCPOA, cuyo texto fue logrado el día 14 de este mes en curso en Austria, no detendrá ni desacelerará las actividades nucleares de Irán.

El excanciller iraní detalla que según el JCPOA, la construcción de nuevas centrifugadoras continuará, bajo la condición de que el gas de uranio no se inyecte en las mismas, además de que no cesarán las investigaciones sobre el desarrollo de la energía nuclear.

"Miles de centrifugadoras seguirán trabajando en la instalación nuclear Natanz (centro de Irán), la venta de las reservas del agua pesada producida en la planta de Arak (centro) y la producción de combustibles son parte de nuestros logros en las conversaciones" con el G5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), ha resaltado.

Ayer lunes, los 15 miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) aprobaron por unanimidad el levantamiento de las sanciones antiraníes.

La conclusión de los diálogos nucleares ha recibido el beneplácito de gran parte de las naciones del mundo, desde Asia-Pacífico y Oriente Medio, hasta América Latina. Sin embargo, se oponen el régimen de Israel y los diputados republicanos estadounidenses.

kaa/ktg/mrk

Commentarios