• La reina Isabel II y los duques de Sussex celebran el centenario de la Real Fuerza Aérea británica en el Palacio de Buckingham, 10 de julio de 2018.
Publicada: miércoles, 10 de marzo de 2021 11:06

En un intento de recuperar la imagen de la monarquía, la reina Isabel II expresó su “preocupación” por acusaciones de racismo en el seno de la Casa real.

Mediante un comunicado emitido el martes, la monarca británica de 94 años indicó que “la familia entera está entristecida luego de enterarse cuán desafiantes fueron los últimos años” para los duques de Sussex, es decir el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, luego de que estos dos acusaran a la familia real de racismo.

“Las cuestiones planteadas, especialmente las referentes a la raza, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, son tomados muy en serio y la familia los abordará en privado”, indicó la Casa real británica en el escueto documento, en el que subrayó que Harry, Meghan y su nieto Archie “siempre serán miembros muy queridos de la familia”.

Con este comunicado la reina reaccionó a una entrevista explosiva realizada recientemente por Harry y Meghan con la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, en la que contaron sus vivencias y experiencias antes de apartarse por completo a partir de abril de 2020 de la monarquía del Reino Unido y mudarse a Estados Unidos, donde viven actualmente.

En el coloquio, la exactriz afroamericana hizo una serie de afirmaciones sobre la preocupación por el color de piel de su hijo Archie planteadas por un miembro de la familia real sin mencionar su nombre.

 

La propia Winfrey contó un día después que Harry le había confesado en privado, tras la grabación del programa, que no habían sido ni Isabel II ni el duque de Edimburgo, por lo que ahora la sombra se pone sobre el príncipe Carlos o el príncipe William.

La duquesa de Sussex, de 39 años, dijo que hubiera querido que su hijo tenga el título de príncipe “por seguridad”, pero sugirió que se lo negaron por razones racistas. Megan denunció que el Palacio de Buckingham se negó a otorgar protección al niño, a pesar de que esa es la tradición con todos los miembros de la familia real.

El príncipe Harry, por su parte, aprovechó la entrevista para confirmar que personas en su familia habían hablado sobre “qué aspecto iban a tener los hijos” con Meghan, que es mestiza, pero se negó a dar más detalles al respecto.

Meghan, que denunció una y otra vez que fue “silenciada” cuando ingresó a la familia real, reveló que nadie en la Casa real le ayudó en cuestiones protocolares. Contó momentos decepcionantes que incluso le llevaron a pensar en el suicidio. “Simplemente no quería seguir viva. Y ese era un pensamiento muy real, claro, aterrador y constante”, agregó.

Megan, que está ahora embarazada nuevamente, agregó que cuando le transmitió a la familia real británica que estaba mal y que necesitaba ayuda profesional, le contestaron “que no sería bueno para la institución”.

Harry, de 36 años, por su parte, confirmó que con su mujer esperan una niña y dijo que alejarse de la familia fue doloroso, pero una decisión correcta. “Nos fuimos porque no nos apoyaban, no nos entendieron”, aseguró el duque, haciendo referencia a la familia real y a la prensa.

ftm/ask/mrg