• Gilles de Kerchove, coordinador de la Unión Europea (UE) contra el terrorismo.
Publicada: viernes, 1 de septiembre de 2017 16:31

El coordinador antiterrorista de la UE advierte que volverá a haber sucesos parecidos al atentado de Barcelona, ya que en Europa hay unos 50.000 extremistas.

Gilles de Kerchove, coordinador de la lucha antiterrorista de la Unión Europea (UE), advirtió el jueves de que tras los mortíferos atentados de Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto se esperan más atrocidades. Esos ataques, que dejaron 16 muertos y más de cien heridos, fueron reivindicados por la banda terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

En una entrevista con el diario español El Mundo, el funcionario belga indica que, aunque no tiene una cifra exacta, los países de la UE albergan a más de 50.000 extremistas, lo que podría representar una amenaza seria. En el Reino Unido, por ejemplo, residen hasta 25.000, de los que 3000 preocupan al Servicio de Seguridad del Reino Unido (MI5), siendo 500 de ellos objeto de atención especial y constante.

"Vamos a sufrir más ataques (...) La propaganda de la organización ya no pide tanto a la gente que vaya al 'califato', sino que ataque en sus lugares de origen o de residencia, incluso a pequeña escala con armas caseras", indica Kerchove.

Vamos a sufrir más ataques (...) La propaganda de la organización ya no pide tanto a la gente que vaya al 'califato', sino que ataque en sus lugares de origen o de residencia, incluso a pequeña escala con armas caseras", indica Gilles de Kerchove, coordinador de lucha antiterrorista de la Unión Europea (UE).

 

El funcionario recuerda que la mayoría de los atentados perpetrados en suelo europeo, excepto los de Bruselas y París, no fueron dirigidos desde Al-Raqa, la 'capital' de facto de Daesh en el suelo sirio, sino que la banda terrorista sirve de fuente de "inspiración" y después reclama su autoría.

El problema principal, indica Kerchove, es que pese a que el Sistema de Información de Schengen cuenta con alertas diferenciadas para criminales y para individuos peligrosos, no todos los países usan los mismos métodos. Es por ello que la respuesta a lo ocurrido en Barcelona debería ser "poder alinear los criterios" cuando sea posible, sostiene el responsable europeo.

Francia tiene catalogados aproximadamente a 17.000 radicales; España, muchos menos, pero más de 5000; y en Bélgica, de donde casi 500 se han ido a Siria, hay unos 2000 radicales o más, son algunos de los datos suministrados en la entrevista. 

snr/mla/tqi/tas

Commentarios