• Agentes de la Policía británica durante unos ejercicios antiterroristas en Londres, 30 de junio de 2016.
Publicada: domingo, 5 de marzo de 2017 18:20

Los ataques terroristas en el Reino Unido se han más que triplicado en los últimos cinco años, revela un nuevo estudio.

De acuerdo con los resultados de una investigación realizada por un think tank británico, también los delitos relacionados con el terrorismo se han duplicado en los últimos cinco años, mientras que la tasa de decapitaciones y apuñalamientos se ha multiplicado por once.

La pesquisa que analiza a los condenados por terrorismo así como los atentados suicidas en el país británico entre 1998 y 2015, señala que el terrorismo es la mayor amenaza para el Reino Unido y los intereses de este país en el extranjero.

Además, indica que las ciudades de Londres (capital) y Birmingham (centro) albergan a la mayoría de los delincuentes, y los municipios de Tower Hamlets, Newham y Waltham Forest, todos en East London (este de Londres), son los lugares más conocidos donde residen la mitad de los delincuentes londinenses (un total de 22 por ciento).

El 43 por ciento de las personas arrestadas en el Reino Unido por cometer un acto terrorista residía en Londres y el 18 por ciento vivía en West Midlands, explica el estudio publicado este domingo por la Henry Jackson Society.

 

Entre 1998 y 2015 se pronunciaron 264 condenas por terrorismo en el Reino Unido, según el ‘think tank’ que también detalla que las autoridades identificaron al 76 por ciento de los delincuentes y afirman que el 72 por ciento de ellos tiene la nacionalidad británica.

Igualmente, destaca que el papel de las mujeres en los ataques terroristas ha triplicado –de 4 por ciento durante 1998-2010 a 11 por ciento durante 2011-2015–.

Últimamente se ha aumentado la integración de los británicos a los grupos terroristas en Siria. En enero de 2016, el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Philip Hammond, reveló que un total de 800 ciudadanos británicos habían viajado a Siria desde 2012 para unirse a la banda takfirí EIIL (Daesh, en árabe) y advirtió de la amenaza que representaba su regreso al país.

El pasado mes de noviembre, el diario estadounidense The Daily Star reveló que las unidades del Servicio Aéreo Especial habían recibido una “lista de muerte”, que incluía datos de 200 ciudadanos británicos miembros de Daesh, y órdenes de “eliminarlos” para así impedir su regreso y su eventual reorganización en suelo británico.

fdd/ktg/mnz/rba

Commentarios