• Misiles de Hezbolá, desplegados en la sureña ciudad libanesa de Bint Jbeil.
Publicada: miércoles, 31 de mayo de 2017 18:16
Actualizada: miércoles, 31 de mayo de 2017 20:28

El régimen israelí no se atreve atacar a El Líbano por conocer el gran poder balístico del Movimiento de Resistencia Islámica del país (Hezbolá).

“Aunque la reciente reunión (entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y líderes árabes) en Riad (capital de Arabia Saudí) fue una invitación a la guerra y la presión contra Hezbolá, el régimen sionista es consciente del poder de los misiles de Hezbolá y cree que una guerra en las actuales circunstancias perjudicaría sus intereses”, aseguró el martes un prominente analista libanés Faisal Abdul Sattar.

El experto además indicó que el objetivo de la reunión de Riad era impulsar la moral de los simpatizantes del eje estadounidense-saudí, pero agregó que ese plan fracasó poco después con el surgimiento de desacuerdos entre Arabia Saudí y Catar.

A su vez, el vicesecretario general de Hezbolá, el sheij Naim Qasem, se refirió en declaraciones vertidas hace unos días a la cumbre de Riad señalando que su único propósito fue sistematizar el saqueo del dinero del Golfo Pérsico por parte de Washington, además de indicar que Hezbolá está listo a hacer frente a todos los resultados de la cumbre, sean los que sean.

Aunque la reciente reunión (entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y líderes árabes) en Riad fue una invitación a la guerra y la presión contra Hezbolá, el régimen sionista es consciente del poder de los misiles de Hezbolá y cree que una guerra en las actuales circunstancias perjudicaría sus intereses”, aseguró un prominente analista libanés, Faisal Abdul Sattar.

 

“La cumbre de Riad fue una reunión de impotentes cuyos planes se han visto frustrados en varias áreas de la región”, agregó Qasem, que negó que la reunión haya creado nuevas condiciones geopolíticas.

A su criterio, la cumbre de Riad no llevará a una guerra israelí contra El Líbano, pero dejó claro que la Resistencia está lista, en cualquier caso, para hacer frente y derrotar a los agresores.

Desde la llegada al poder del presidente estadounidense, Washington ha incrementado sus injerencias en el Oriente Medio. Su reciente gira por la región, que incluyó también al régimen de Israel, ha dado pie a debates sobre una posible acción militar estadounidense-israelí contra Hezbolá.

mnz/mla/alg/nal

Commentarios