• El exdirector de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John McCone (centro), en la ceremonia de su juramentación junto al expresidente John F. Kennedy (dcha.), el 29 de noviembre de 1961.
Publicada: martes, 13 de octubre de 2015 7:57
Actualizada: martes, 13 de octubre de 2015 8:51

Un informe de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) desclasificado recientemente ha llegado a la conclusión de que el exdirector del servicio secreto ocultó información sobre el asesinato del expresidente estadounidense, John F. Kennedy.

El informe de la CIA, que fue escrito en 2013 y desclasificado sin mucho ruido a finales del año pasado, concluye que, John McCone, quien dirigió la CIA cuando Kennedy fue disparado fatalmente hace cinco décadas, conservó cierta información de una comisión federal que investigaba el asesinato.

El autor del informe, el historiador David Robarge, escribe que el exdirector McCone junto con otros altos funcionarios de la CIA fueron cómplices de un "benigno encubrimiento" para mantener información “incendiaria” lejos de la comisión investigadora.

La delegación encargada de indagar sobre el asesinato de John F. Keneddy–extraoficialmente conocida como la Comisión Warren– fue creada por el expresidente Lyndon B. Johnson en noviembre de 1963, año en el que el presidente fue tiroteado.

La CIA trató de mantener a la comisión centrada en lo que la agencia creía que en ese momento era la "mejor verdad"; que Lee Harvey Oswald (quién disparó al mandatario) había actuado solo y por motivos aún no determinados. Basándose en estas evaluaciones de McCone, el informe final de la comisión fue publicado en septiembre de 1964.

Funeral de Estado del expresidente de EE.UU., John F. Kennedy, en el edificio del Capitolio, en Washington D.C. (capital). 25 de noviembre de 1963.

 

Sin embargo, el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre Asesinatos concluyó en 1978 que las investigaciones de la Comisión Warren estaban erradas y que Kennedy fue probablemente asesinado como resultado de una conspiración.

Muchos investigadores tampoco están convencidos del reporte final del Gobierno y argumentan que el francotirador era parte de una conspiración para matar a Kennedy, tal vez en relación con Israel, Cuba o la antigua Unión Soviética.

El régimen de Israel tenía un motivo para matar a Kennedy porque el presidente se opuso al programa de producción de armas atómicas israelíes en la ciudad Dimona (centro sur de Palestina ocupada), que según Kennedy podría provocar una carrera armamentística nuclear en el Medio Oriente.

Israel no cedió a la presión de la administración de Kennedy para abrir las puertas de sus instalaciones nucleares a las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) -a las que sigue negándose hasta el día de hoy- y engañó a los científicos estadounidenses que visitaron Dimona un año antes de que muriese el presidente norteamericano.

snr/rha/mrk