• El general retirado del Ejército de EE.UU., Stanley McChrystal.
Publicada: viernes, 4 de diciembre de 2020 11:33

Un general retirado de EE.UU. dijo que la capacidad militar de China ha crecido mucho más rápido de lo esperado, y ya no tienen mucho tiempo para neutralizarla.

“La ciencia de los misiles y otras cosas de (China) han cambiado fundamentalmente el equilibrio. […] Me temo que nos despertaremos una mañana y enfrentaremos la operación china”, ha afirmado este viernes el general de cuatro estrellas del Ejército Stanley McChrystal al portal digital estadounidense de noticias Axios.

Según el también asesor privado del presidente electo de EE.UU. Joe Biden, China está hablando de misiles supersónicos que podrían hundir un portaviones estadounidense, y, por tanto, Estados Unidos debería invertir en las capacidades de sus fuerzas y sus aliados regionales, y parte de esa inversión debería ser evitar que Pekín avanzara hacia Taiwán.

Por tanto, ha destacado la necesidad de que Washington invierta en la construcción de un círculo de aliados en la zona suroriental de Asia, así como pensar y actuar como una potencia asiática.

Sus declaraciones han tenido lugar después de que John Ratcliffe, el principal jefe de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos (DNI, por sus siglas en inglés), en un artículo publicado el jueves en el diario estadounidense The Wall Street Journal (WSJ), señalara a China como la mayor amenaza para el país norteamericano desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Esto ocurre en momentos que EE.UU. y China mantienen focos de tensión sobre varios temas, como el comercio, la competencia tecnológica, la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, y asuntos relacionados con Taiwán y Hong Kong, entre otros.

Sin embargo, ante estas tensiones, las autoridades chinas han barajado la posibilidad de una confrontación militar con EE.UU. si no se resuelven las disputas que mantienen. Es más, el presidente chino, Xi Jinping, ha ordenado a su Ejército estar listo para el peor de los escenarios.

De hecho, los avances tecnológicos del gigante asiático le han preocupado a Washington. La saliente Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, considera a China uno de los principales “desafíos a la seguridad (de EE.UU.)” y teme todos los avances logrados por Pekín en el desarrollo de los misiles hipersónicos, antisatélites y satélites asesinos, enjambres de aviones no tripulados (drones), ojivas militares de alta maniobrabilidad, rayos láser y cañones de rieles de alta velocidad, entre otros.

mrp/ktg/mjs/hnb