• El presidente de EE.UU., Barack Obama, ofrece un discurso en el Pentágono. 6 de junio de 2015
Publicada: martes, 7 de julio de 2015 8:28

Washington aumentará el apoyo armamentístico a la oposición “moderada” siria, para garantizar su propia seguridad, indicó el presidente de EE.UU., Barack Obama.

En declaraciones hechas el lunes, durante su visita al Pentágono, sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Obama justificó que esa medida tiene sus raíces en la incapacidad del país para impedir actividades terroristas internas a “pequeña escala”.

“La amenaza de lobos solitarios (se refiere a los terroristas) es más difícil de detectar, más difícil de prevenir (…) Porque son más difíciles de detectar que los medios (…) Se va a tener que acoger a nuestro juego para evitar estos ataques”, indicó Obama.

La amenaza de lobos solitarios (se refiere a los terroristas) es más difícil de detectar, más difícil de prevenir (…) Porque son más difíciles de detectar que los medios (…) Se va a tener que acoger a nuestro juego para evitar estos ataques”, indicó el presidente de EE.UU., Barack Obama

El presidente de Estados Unidos aseguró que la única vía para poner fin al conflicto armado desatado en Siria y erradicar a los takfiríes del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) será formar un gobierno sin Bashar al-Asad, actual presidente, aun así afirmó que luchar contra este grupo ultraviolento requiere una campaña a largo plazo.

Washington alega que arma a los rebeldes sirios para terminar con la guerra civil en este país árabe, los informes, no obstante, demuestran que solo ha empeorado la situación.  

Un informe divulgado en mayo corroboró que Washington sabía que armar a los denominados “opositores moderados” sirios, quienes luchan contra el Gobierno legítimo de Damasco, podría resultar en la creación de un grupo extremista en la región como Daesh.

Además, en septiembre de 2014, el senador estadounidense Rand Paul tildó de “error” la decisión de Washington para armar a los llamados “rebeldes moderados” sirios, bajo la alegación de combatir a los terroristas de Daesh.

Mientras que países aliados de Washington, como Francia, aseguran que Al-Asad deber ser excluido de la transición política y de todas las soluciones para sacar a Siria de la crisis, Irán y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) urgen a que Al-Asad sea parte de cualquier solución política.

Terroristas de Daesh durante un desfile en Siria

 

El mandatario estadounidense, además, urgió a tomar acciones dentro de las fronteras del país, en un intento por evitar el reclutamiento de elementos por el grupo terrorista Daesh en Estados Unidos.

De igual manera, lamentó el hecho de que los takfiríes de Daesh hayan salido exitosos en el reclutamiento de elementos y simpatizantes entre la gente más vulnerable a lo largo del mundo, incluso en Estados Unidos.

En el mismo contexto, James Comey, director de la Oficina Federal de Investigación de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) advirtió en la misma jornada del lunes que Daesh utiliza "cada vez más aplicaciones de mensajería encriptadas" para reclutar desde Siria a "decenas de estadounidenses perturbados".

Desde 2011, Washington y sus aliados no han escatimado esfuerzo para derrocar a Al-Asad, cuyo Gobierno forma parte del eje de la resistencia antisraelí en la región. Sin embargo, sus planes han fracasado debido a la resistencia de los sirios que apoyan en mayoría a su presidente.

El EIIL, según el Gobierno de Damasco, recibe el apoyo de algunos países extranjeros y regionales. Además comete todo tipo de crímenes de lesa humanidad en Irak.

ask/ybm/msf

Comentarios