• El senador estadounidense Al Franken, representante de Minnesota, frente a su oficina en Capitolio de EE.UU., en Washington, 27 de noviembre de 2017.
Publicada: viernes, 8 de diciembre de 2017 0:18

El senador demócrata Al Franken ha renunciado este jueves tras protagonizar un escándalo de varias acusaciones de agresión sexual.

El también humorista y, según los medios, ‘estrella emergente’ en el Partido Demócrata, ha anunciado su renuncia durante un discurso ante el pleno del Senado, en el que ha vuelto a disculparse por las múltiples acusaciones que lo sindican por conducta sexual inapropiada.

“Dejaré mi puesto en el Senado en las próximas semanas”, ha indicado el congresista, quien ha hecho este anuncio tras la petición de varios senadores demócratas para que dimita que el miércoles una mujer denunciara que trató de besarla a la fuerza en 2006.

En el momento de su discurso, Franken ha señalado la “ironía” de su renuncia, mientras en la Oficina Oval hay una persona (el presidente estadounidense, Donald Trump) que admitió en un audio grabado “haber cometido actos inapropiados contra mujeres” apoya “a alguien que se postula para el Senado y sobre quien pesan señalamientos de abuso en contra de menores” y, además, “cuenta con el apoyo de su partido”.

Dejaré mi puesto en el Senado en las próximas semanas”, dice el senador demócrata Al Franken.

 

El miércoles, otra mujer dijo que Franken la tocó inapropiadamente cuando posaban para una foto en 2009. Lo que hace que en total sean ocho las féminas que han acusado al senador sobre el mismo asunto.

Una de las primeras en pedir la renuncia de Franken esa misma jornada fue la senadora demócrata Kirsten Gillibrand, de Nueva York, quien con un “ya basta” ha afirmado que se necesita “poner un límite y declarar que nada de esto es aceptable y que nosotros como líderes elegidos tenemos que comportarnos con estándares más altos”.

Por su parte, la senadora Patty Murray (Washington) ha dicho estar “asombrada y atónita” por la conducta del senador Franken. “Es evidente que este ha sido un problema sumamente perjudicial desde hace mucho tiempo y es hora de que él se haga a un lado”.

La reciente ola de escándalos sexuales, que no solo se produce en el ámbito político sino que también en otros como el de Hollywood, ha forzado a la renuncia a otros políticos y figuras importantes estadounidenses.

snr/ncl/alg/rba

Commentarios