• Primera etapa de un cohete Atlas V norteamericano con un motor RD-180 de fabricación rusa.
Publicada: miércoles, 17 de junio de 2015 1:49
Actualizada: lunes, 6 de marzo de 2017 11:01

El Pentágono advierte de que se verá frente a “desafíos significativos” para llegar al espacio si el Congreso de Estados Unidos no suaviza las restricciones al uso de motores rusos para los cohetes.

“Creo que el Pentágono está tratando de provocar un poco de miedo a corto plazo, con la idea de acumular motores rusos que en algún momento nos veremos obligados a usar”, opina el congresista republicano Duncan D. Hunter, en declaraciones recogidas por el diario The Washington Times en su edición del lunes.

Creo que el Pentágono está tratando de crear un poco de miedo en el corto plazo, con la idea de acumular motores rusos que en algún momento nos veremos obligados a usar, declaró el congresista Duncan D. Hunter para rechazar la petición del Pentágono.

El periódico reveló, además, que en el mes pasado el secretario de Defensa, Ashton Carter, y el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, escribieron a influyentes legisladores para solicitarles que anulen la prohibición del uso en Estados Unidos de motores rusos para cohetes.

Los militares requieren que se revoque una medida aprobada en 2014, de tal modo que la Alianza de Lanzamiento Unido —empresa conjunta de las compañías aeronáuticas estadounidenses Boeing y Lockheed Martin— pueda adquirir 14 motores rusos de tipo RD180 para propulsar el cohete Atlas V.

En su carta, Carter y Clapper advierten de que la transición de los motores rusos a otros de producción estadounidense podría presentar más complicaciones de lo previsto inicialmente.

Los líderes del Congreso, sin embargo, acusan al Ejército de obstaculizar sus esfuerzos para poner coto a la dependencia estadounidense de motores extranjeros.

El senador republicano de Arizona (suroeste) John McCain —presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado— dijo el mes pasado que la prohibición busca evitar que “más de 300 millones de dólares de los preciados recursos de Defensa de EE.UU. subvencionen al (presidente ruso), Vladimir Putin, y a la industria militar rusa”.

El Senado estadounidense está estudiando la conveniencia para Washington de reformar la Ley de Autorización de Defensa Nacional, en su versión de 2016, con el fin de mantener la prohibición de los aparatos rusos.

La enmienda legal ha sido presentada por la senadora republicana de Iowa (centro este) Joni Ernst, y establecería el mantenimiento de la prohibición de modo indefinido hasta que la Casa Blanca muestre que Rusia ya no está “violando la integridad territorial de Ucrania” ni apoyando a las fuerzas independentistas de las provincias del este ucraniano.

Desde la adhesión de Crimea a la Federación Rusa, tras el referéndum celebrado el 16 de marzo de 2014, Washington y el bloque occidental  acusan a Moscú de intervenir en el conflicto entre Kiev y los independentistas, algo que el Kremlin ha negado categóricamente en todo momento.

mla/nii/

Commentarios