• Un bombardero estadounidense Fairchild-Republic A-10 Thunderblot II sobrevolando la base militar Adazi, Letonia, 13 de junio de 2016.
Publicada: sábado, 15 de julio de 2017 5:46

La Cámara de Representantes de EE.UU. dio su visto bueno a un importante presupuesto militar, que supera al anteriormente solicitado por Trump.

Los legisladores estadounidenses aprobaron el viernes un borrador de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés), que autoriza 696.000 millones de dólares en gastos de defensa para el año fiscal 2018.

Dicha cantidad sobrepasa considerablemente el presupuesto solicitado por el presidente del país norteamericano, Donald Trump, —603.000 millones de dólares—, que, conforme a la Casa Blanca, ya se consideraba un “aumento histórico en el gasto en defensa”.

Cabe recordar que el auditor del Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono), John Roth, afirmó el pasado mes de mayo que el nuevo proyecto para el presupuesto del Pentágono, para el ejercicio fiscal de 2018, supone un aumento en los gastos para las operaciones militares en Siria e Irak, así como una reducción en la financiación de la campaña en Afganistán.

Si no suben los topes presupuestarios, esto nos deja una vez más en la tierra de lo absurdo”, dijo Adam Smith, demócrata de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos.

 

No obstante, el citado proyecto aun necesita el apoyo del Senado del país norteamericano, donde los demócratas lo condicionan. “Si no suben los topes presupuestarios, esto nos deja una vez más en la tierra de lo absurdo”, dijo Adam Smith, demócrata de mayor rango en el Comité de Servicios Armados del Senado.

De igual modo, calificó de “muy probable” que se recorten unos 72.000 millones de dólares en el mencionado proyecto de ley, salvo que los legisladores determinen bien los límites de dicha partida presupuestaria.

El nuevo proyecto de la NDAA incluye 103 millones de dólares para mantener el bombardero estadounidense Fairchild Republic A-10 Thunderbolt II en condiciones de vuelo, destinado a reemplazar a los 110 de los 283 aviones que quedan en servicio.

Diferentes medios de comunicación consideran que la renovación de los citados bombarderos estadounidenses se debe a que su sustituto, el caza F-35 de Lockheed Martin, aun no ha demostrado que pueda desempeñar el mismo rol, y con la misma eficacia, de los A-10.

bhr/anz/nal

Commentarios