• El portaaviones estadounidense USS Gerald R. Ford (CVN-78).
Publicada: miércoles, 15 de marzo de 2017 1:43
Actualizada: miércoles, 15 de marzo de 2017 3:36

El portaviones USS Gerald R. Ford, del que se ufana el presidente Donald Trump, es ‎‎“un desastre total”, según algunos expertos.‎

Recientemente el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alabó el buque como “símbolo de la potencia estadounidense”. Sin embargo, el analista militar Roger Thompson explicó a la cadena de noticias rusa Sputnik, según publica el martes, por qué cree que esa nave es "un desastre total".

El buque, que hasta el momento ha costado al Pentágono unos 12 800 millones de dólares, sacados del presupuesto militar cifrado en 36 300 millones, está plagado de sobrecostes debido a otros proyectos militares estadounidenses, como el F-35 o los destructores de la clase Zumwalt.

"[Los buques] de la clase Gerald R. Ford tienen serios problemas. Ya excedieron su presupuesto y [paralelamente] su botadura se retrasa enormemente. No estoy exagerando cuando digo que la mitad de sus sistemas no funcionan", asegura Thompson.

[Los buques] de la clase Gerald R. Ford tienen serios problemas. Ya excedieron su presupuesto y [paralelamente] su botadura se retrasa enormemente. No estoy exagerando cuando digo que la mitad de sus sistemas no funcionan", indicó el analista militar Roger Thompson.

Para el experto, el Pentágono enfoca su presupuesto en un buque que es un "artilugio del pasado" y una "reliquia de la Segunda Guerra Mundial", y deja de lado otros buques más acondicionados para el combate moderno.

"Sueñan con la gloriosa época de la II Guerra Mundial, cuando EE.UU. luchó contra Japón portaviones contra portaviones", critica Thompson, precisando que ninguna otra potencia mundial dispone de tantos portaviones como la estadounidense. "Ni siquiera Japón", subrayó.

El analista observó que los portaviones estadounidenses son vulnerables a los submarinos y nuevos tipos de armas antibuque. Además señala que los marineros que trataron de denunciar la ineficacia de estas naves fueron despedidos de la Armada.

Está previsto que el portaviones Gerald R. Ford, buque insignia de su clase, ingrese en la Marina de guerra estadounidense en 2017, tres años más tarde de lo inicialmente programado.

En julio, el diario Bloomberg, citando documentos del Pentágono, señaló que el USS Gerald R. Ford carecía de la eficiencia necesaria en operaciones militares. 

ncl/aaf/nii/