• El presidente de EE.UU., Donald Trump, en una reunión en la Casa Blanca, 1 de febrero de 2017.

Tan solo un par de semanas después de que Donald Trump haya sido investido presidente de EE.UU., el 40 % de votantes desea su destitución, revela un sondeo.

Una encuesta publicada el jueves por Public Policy Polling muestra que el 40 % de los encuestados –un 3 % votó por Trump en las elecciones de noviembre– apoya la destitución del mandatario republicano, quien desde que fue investido el pasado 20 de enero ha generado gran polémica en diferentes ocasiones.

La encuesta –en la que han sido entrevistados 725 votantes registrados– muestra que los partidarios de la nominada presidencial demócrata, Hillary Clinton, y la candidata del Partido Verde, Jill Stein, fueron los más fervientes defensores de la destitución de Trump, mientras que los partidarios de Trump fueron los que más fuertemente se opusieron a esta medida, el 93 % de ellos afirmó que prefiere que permanezca en el cargo. El 12 % del total de los encuestados no estaba seguro si apoya o no su destitución.

Donald Trump está haciendo historia una vez más con una proporción considerable de votantes que ya quiere destituirle, y una mayoría de votantes que desea que Barack Obama vuelva”, indica el presidente de Public Policy Polling, Dean Debnam.

“Por lo general, un presidente recién elegido está en el pico de su popularidad y disfrutando de su período de luna de miel después de tomar posesión del cargo (…) pero Donald Trump está haciendo historia una vez más con una proporción considerable de votantes que ya quiere destituirle, y una mayoría de votantes que desea que Barack Obama vuelva”, dijo el presidente de Public Policy Polling, Dean Debnam, en un comunicado de prensa.

Distintos grupos ya han iniciado campañas para pedir el impeachment de Trump. De momento, dos de ellas ya han reunido la firma de más de 570.000 personas que han apoyado una petición en línea a través de las páginas de Web Free Speech For People y Roots Action, urgiendo al Congreso a iniciar una investigación para determinar si Trump debe ser destituido.

Ambas campañas indican en su sitio Web que Trump debería ser separado de su cargo por conflictos de intereses empresariales derivados de su propiedad y negocios en países extranjeros, ya que viola la Constitución, que prohíbe al presidente aceptar beneficios de otros gobiernos extranjeros. 

La Constitución estadounidense permite que el impeachment de un presidente sea por “traición, soborno u otros crímenes y delitos menores”. El proceso empieza en la Cámara de Representantes y después sigue en el Senado, donde se hace una votación para destituir al presidente. Mientras que la Cámara necesita mayoría, el Senado requiere una votación de dos tercios. Si Trump fuese expulsado del cargo a través de este proceso, el vicepresidente Mike Pence tomaría su puesto.

snr/ctl/zss/mrk

Publicada: viernes, 3 de febrero de 2017 2:23
Actualizada: domingo, 5 de febrero de 2017 3:37
Commentarios