• La candidata demócrata a la presidencia y ex secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, habla durante un evento en Dubuque, Iowa (centro-oeste), 29 de enero de 2016.
Publicada: sábado, 30 de enero de 2016 18:48
Actualizada: sábado, 30 de enero de 2016 19:27

El Departamento de Estado ha declarado por primera vez que 22 de los emails de la exsecretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton contenían algunos de los secretos mejor guardados del Gobierno.

El Gobierno ha calificado una veintena de correos de la también precandidata presidencial de parte de los demócratas de material que exige uno de los niveles más altos de clasificación, por lo que su contenido no será finalmente publicado, según ha informado este sábado el Departamento de Estado de EE.UU.

El Departamento de Estado no publicará el contenido de siete cadenas de correo electrónico, en las que se encuentran 22 documentos representativos de 37 páginas", declaró el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

"El Departamento de Estado no publicará el contenido de siete cadenas de correo electrónico, en las que se encuentran 22 documentos representativos de 37 páginas", declaró el viernes el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

El portavoz añadió que "los documentos han subido de categoría, a petición de la Comunidad de Inteligencia, ya que contienen información de alto secreto", aun cuando no fueron marcados como clasificados en el momento en que la exsecretaria los envió o los recibió.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby.

 

En marzo de 2015 Clinton se vio envuelta en una polémica cuando se preparaba para lanzar su carrera presidencial, pues se reveló que, siendo secretaria de Estado, había utilizado su cuenta de correo electrónico privada para asuntos de interés nacional, lo que viola la política del Departamento de Estado.

La revelación se produce tres días antes de las asambleas partidistas de Iowa (centro-oeste) para la nominación presidencial del Partido Demócrata, del que Clinton es candidata a la presidencia.

Ante esta situación, la oposición republicana exigió que se hicieran públicas aquellas comunicaciones que podrían afectar a la seguridad del país y exigieron que el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) investigara si Clinton había puesto en peligro información clasificada.

Entre las cerca de 3000 conversaciones de Clinton, que el Departamento de Estado ha desclasificado hasta este momento, destaca un documento de febrero del 2011, enviado por el oficial del Departamento de Estado John Godfrey, donde se explica cómo debía ayudar EE.UU. al desarrollo de Libia y al Gobierno tras la caída del exdictador Muamar Gadafi.

snr/nii/