• Un caza estadounidense F-22 Raptor Stealth al despegar.
Publicada: viernes, 8 de enero de 2016 6:47
Actualizada: viernes, 8 de enero de 2016 7:15

Washington y Seúl están negociando el posible despliegue de arsenales “estratégicos” nucleares y de sistemas de defensa antimisiles estadounidenses en la península de Corea.

"El jefe del Estado Mayor surcoreano, el general Lee Sun-jin, y el comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Corea del Sur, el general Curtis Scaparrotti, mantuvieron una reunión cara a cara (...) sobre el despliegue del arsenal militar estadounidense en la península", aseguró un oficial en representación del Ministerio de Defensa del país asiático, citado el jueves por la agencia Yonhap.

El jefe del Estado Mayor surcoreano, el general Lee Sun-jin, y el comandante de las fuerzas de Estados Unidos en Corea del Sur, el general Curtis Scaparrotti, mantuvieron una reunión cara a cara (...) sobre el despliegue del arsenal militar estadounidense en la península", aseguró un oficial en representación del Ministerio surcoreano de Defensa.

Entre las llamadas "armas estratégicas" de gama alta estadounidenses que podrían ser desplegadas en las bases militares estadounidenses en Corea del Sur figuran aviones de combate Stealth F-22, submarinos de propulsión nuclear y bombarderos de capacidad nuclear B-52, estos últimos ya han sido enviados anteriormente en tiempos de tensiones militares con Corea del Norte.

El oficial surcoreano dijo que ciertos detalles específicos, como la fecha exacta de la instalación del arsenal, no han sido acordados aún pero se están considerando "varias ideas". 

El sistema estadounidense antimisiles THAAD.

 

Por otra parte, la agencia de noticias recuerda que aparte de la posible redistribución de las armas de disuasión nucleares, Washington está discutiendo con Seúl el estacionamiento de sistemas antimisiles móviles con base en tierra de gran altitud (THAAD, por sus siglas en inglés).

"Es hora de que nos armemos pacíficamente con armas nucleares desde la perspectiva de la autodefensa para luchar contra el terror y la destrucción de Corea del Norte", declaró el legislador surcoreano Won Yoo-Cheol, citado por Yonhap.

La televisión estatal coreana anuncia el ensayo de la prueba atómica, 6 de enero de 2016.

 

Estas consideraciones surgen después de que el pasado 6 de enero Corea del Norte anunciase haber llevado a cabo con éxito una prueba de bomba de hidrógeno, argumentando que es parte de sus medidas de autodefensa para proteger la independencia del país y la supervivencia del pueblo ante el acoso de las fuerzas hostiles, lideradas por EE.UU.

Tras el ensayo se generaron comentarios y medidas que aumentan la tensión, como la reanudación por parte de Seúl de la campaña propagandística por altavoces en la frontera y el anuncio del presidente de EE.UU, Barack Obama, en el que aseguró tanto a Corea del Sur como Japón el apoyo de su país.

Además, el Pentágono manifestó su disposición para proporcionar a Seúl "todos los medios para la disuasión extendida" durante una conversación telefónica entre el ministro de Defensa surcoreano Han Min-koo, y el secretario de Defensa estadounidense Ashton Carter.

snr/ncl/mrk

Commentarios