• Los cráneos utilizados en el estudio evidencian que los primeros norteamericanos fueron mucho más diversos de lo pensado.
Publicada: sábado, 1 de febrero de 2020 9:38
Actualizada: domingo, 2 de febrero de 2020 16:19

Investigadores descubren en México cráneos que evidencian la sorprendente diversidad de los primeros pobladores de América del Norte.

Cuatro cráneos hallados en cuevas en Quintana Roo (México) y datados de entre 9000 y 11 700 años de antigüedad, tenían rasgos morfológicos tan distintos que bien podrían ser considerados provenientes de diferentes partes del mundo, informa el estudio de un equipo mexicano-estadounidense, publicado el miércoles en la revista Plos One.

Los restos fueron descubiertos entre los años 2015 y 2018. Posteriormente, tras analizar las imágenes, los investigadores descubrieron que los cráneos, aunque cercanos territorial y temporalmente, son muy lejanos entre sí en lo que respecta a su forma.

De hecho, dos especímenes resultaron similares a los cráneos de las poblaciones árticas de América del Norte y Groenlandia. Entre tanto, otro es más semejante a los pobladores prehispánicos de América del Sur, y el cuarto tiene rasgos morfológicos característicos de los europeos. Así, lo que el análisis demuestra es que los primeros pobladores de América del Norte eran distintos a —y más diversos que— los grupos que migraron al sur.

Un arqueólogo subacuático con el cráneo El Pit I en el cenote del mismo nombre en Quintana Roo, México.

 

“No todos los cráneos que analizamos se parecían a los de América del Sur. Son bastante distintos en cuanto a la morfología (…) Los primeros americanos fueron mucho más complejos, mucho más diversos de lo que pensábamos”, dijo Mark Hubbe, de la Universidad de Ohio (EE.UU.).

ftn/ktg/hnb

Comentarios