• Vídeo de NASA revela de qué es capaz el Sol
Publicada: sábado, 12 de agosto de 2017 18:00
Actualizada: domingo, 13 de agosto de 2017 18:32

Los poderosos equipos con los que cuenta la NASA han logrado captar una potente tormenta solar y ahora la agencia espacial ha publicado el vídeo.

En 2014, una erupción en el Sol sorprendió a los investigadores de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), lo que parecía ser una tormenta solar colapsó por la fuerza magnética del astro rey. Los equipos tecnológicos de la NASA lograron captar el fenómeno y ahora la agencia espacial ha difundido la grabación.

El 30 de septiembre de ese año, la erupción se transformó en una estructura serpenteante conocida como 'filamento' que salió desde la superficie solar. El fenómeno colapsó y el propio Sol 'engulló' su erupción mediante sus fuerzas magnéticas.

La NASA no solo ha publicado el vídeo, sino que ha elaborado un completo estudio publicado el jueves en The Astrophysical Journal que revela que el fenómeno fue causado por la colisión de uno de esos filamentos con las fuerzas magnéticas de nuestra estrella, como si dos iglús chocasen entre sí. El vídeo es una proeza que la NASA debe a todos los instrumentos utilizados.

"Cada uno de los componentes utilizados para observar el fenómeno ha sido muy importante", asegura Georgios Chintzoglou, autor del estudio y físico solar en el Laboratorio de Astrofísica de Palo Alto (California). "Quita uno de esos componentes y prácticamente no ves nada", afirma, y añade que "en física solar, se necesita una buena cobertura para poder observar varias temperaturas".

Cada uno de los componentes utilizados para observar el fenómeno ha sido muy importante", asegura Georgios Chintzoglou, autor del estudio y físico solar en el Laboratorio de Astrofísica de Palo Alto.

 

"Si tienes todos los instrumentos necesarios, entonces puede salir algo muy bueno", dice Chintzoglou.

El arsenal de instrumentos utilizado está conformado por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA, el Interface Region Imaging Spectograph (IRIS) —un satélite con la misión de estudiar las condiciones físicas del Sol-, la misión Hinode (amanecer, en español) de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) y varios telescopios terrestres.

Este 'ejército' controla el Sol a diferentes longitudes de ondas, lo que permite a los científicos observar la superficie del Sol y las partes por debajo de su atmósfera para poder detectar cualquier erupción.

El estudio es una prueba más del papel tan importante que juegan las fuerzas magnéticas de nuestra estrella en las erupciones solares, unas erupciones que afectan a las telecomunicaciones de la Tierra.

mjs/ctl/aaf/rba

Commentarios