• Representación de un dinosaurio carnívoro.
Publicada: lunes, 12 de junio de 2017 8:47
Actualizada: lunes, 12 de junio de 2017 13:30

Un grupo de paleontólogos argentinos realizó un hallazgo que puede cambiar la forma de concebir a los dinosaurios.

Los dinosaurios fueron enormes reptiles que habitaron nuestro planeta hace millones de años.  Fue el único animal vertebrado que logró grandes dimensiones, una característica que todavía es una incógnita para el mundo científico, que desconoce en qué momento se dio el gigantismo. Pero hoy un grupo de investigadores argentinos parece estar más cerca que nunca de descifrar este enigma.

La clave para entender esta evolución se encuentra en el hallazgo de una serie de fósiles: 30 huevos, un bebé y un ejemplar juvenil de un dinosaurio herbívoro primitivo que vivió aproximadamente hace 200 millones de años en la Patagonia.

Estos restos fueron hallados por un equipo de paleontólogos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, el CONICET de Argentina, y el Museo Paleontológico Egidio Feruglio en Trelew, Chubut, según recogió el pasado jueves Sputnik.

Diego Pol, paleontólogo especialista en vertebrados e investigador de este grupo, explicó a Sputnik cómo comenzó este hallazgo. "El proyecto surgió hace unos 15 años. La idea era explorar una localidad en el sur de la Patagonia, en la provincia de Santa Cruz. Después de varios años explorando la región encontramos restos de dinosaurios, huevos completos y fragmentados. Dentro de algunos había restos de embriones, de pequeños dinosaurios que por alguna razón quedaron sepultados generando las condiciones para que comience el proceso de fosilización", dijo.

El paleontólogo argentino agregó que lo importante de tener este tipo de restos en diferentes etapas de la vida del dinosaurio es que permiten conocer en qué momento pudieron desarrollar un tamaño gigante, que sobrepasó a todo animal terrestre.

El proyecto surgió hace unos 15 años. La idea era explorar una localidad en el sur de la Patagonia, en la provincia de Santa Cruz. Después de varios años explorando la región encontramos restos de dinosaurios, huevos completos y fragmentados. Dentro de algunos había restos de embriones, de pequeños dinosaurios que por alguna razón quedaron sepultados generando las condiciones para que comience el proceso de fosilización", dijo Diego Pol, paleontólogo especialista en vertebrados.

 

"Entender el gigantismo requiere saber cómo crecían estos animales, su velocidad de crecimiento. Para eso necesitamos tener diferentes estadios del crecimiento en la vida de la especie. Acceder a fósiles que nos permiten saber cómo era cuando eran pichones, jóvenes, y adultos es un paso fundamental. Conocer cómo eran los embriones dentro del huevo completa la historia de vida de la especie de este dinosaurio", indicó.

Por primera vez todos estos fósiles únicos e inusuales viajaron desde Argentina hasta la Instalación Europea de Radiación Sincrotrón, en Grenoble, Francia, para ser estudiados. En este centro se encuentra la tecnología necesaria para realizar un tipo de análisis más preciso.

"Los fósiles son especímenes únicos con chances muy bajas de preservación. En Francia los estudiamos con un aparato que se llama sincrotrón, un acelerador de partículas que genera rayos X de una alta energía para ver el interior de los fósiles sin dañarlos. En el interior del huevo encontramos el esqueleto del pequeño dinosaurio que se estaba formando dentro. Pudimos reconstruir en tres dimensiones cada uno de sus huesos con una resolución espectacular", destacó Pol.

mjs/nii/

Commentarios