• Un vehículo blindado ligero canadiense.
Publicada: jueves, 14 de abril de 2016 9:26

Canadá rechazó el miércoles cancelar un polémico contrato para vender armas a Arabia Saudí, país acusado de violar los derechos humanos, sobre todo, en su agresión a Yemen.

"El partido liberal se comprometió durante la campaña electoral 2015 a respetar el contrato previamente acordado (...) Nuestro Gobierno no va a debilitar la credibilidad de la firma del (anterior) Gobierno (conservador) de Canadá", declaró el miércoles el canciller canadiense, Stephane Dion.

Dion, que ha sido objeto de críticas por autorizar la venta, además de alegar que la credibilidad de Canadá se vería perjudicada si no cumple el contrato, argumentó que la cancelación del acuerdo obstaculizaría los esfuerzos de Ottawa por convencer a Riad de mejorar la situación de los derechos humanos en el reino árabe.

El partido liberal se comprometió durante la campaña electoral 2015 a respetar el contrato previamente acordado (...) Nuestro Gobierno no va a debilitar la credibilidad de la firma del (anterior) Gobierno (conservador) de Canadá", declaró el canciller canadiense, Stéphane Dion

De igual manera, precisó que en el caso de una posible revocación, “simplemente vamos a entregar el contrato a un no canadiense, proveedor potencialmente más ambivalente".

El jefe de la Diplomacia de Canadá firmó el viernes permisos de exportación armamentística de su país a Arabia Saudí, por un valor de 15 mil millones de dólares.

El contrato para entregar vehículos blindados ligeros canadienses había sido suscrito inicialmente bajo el anterior Gobierno conservador en febrero de 2014.

En este contexto, el líder del Nuevo Partido Democrático (NDP), Thomas Mulcair, acusó al Gobierno de mentir al público sobre el referido contrato millonario.

El 26 de marzo de 2015, Arabia Saudí inició una ofensiva aérea contra Yemen sin el permiso de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero con la luz verde de sus aliados occidentales.

Además de Canadá, varios países occidentales son también blanco de severas críticas por exportar grandes cantidades de armas a Arabia Saudí.

El Gobierno británico, acusado de estar involucrado en el desarrollo de la campaña militar saudí en Yemen, ha autorizado en el último año el suministro de armas a los saudíes por un valor de 3 mil millones de libras esterlinas.

En diciembre de 2015, Amnistía Internacional (AI) afirmó que el Gobierno del Reino Unido incumple las leyes internacionales al vender armas a Arabia Saudí para bombardear a la población civil en Yemen.

hnb/anz/msf