• El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al-Yubeir.

    El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al-Yubeir.

El presidente sirio, Bashar al-Asad, tiene que abandonar el poder o encarará “alternativa militar”, amenaza el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al-Yubeir.

Hay dos opciones para una solución en Siria. Una es política, en el curso de la cual se crearía un consejo de transición. La otra es una opción militar, que también concluirá con la destrucción de Al-Asad”, advirtió el martes el jefe de la Diplomacia saudí.

Hay dos opciones para una solución en Siria. Una es política, en el curso de la cual se crearía un consejo de transición. La otra es una opción militar, que también concluirá con la destrucción de Al-Asad”, señaló el jefe de la Diplomacia saudí, Adel al-Yubeir.

Al-Yubeir hizo estas declaraciones a los periodistas al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), celebrada en Nueva York, noreste de EE.UU, en un momento en que incluso los países occidentales, entre ellos, EE.UU. y el Reino Unido, han cambiado su postura en relación con el papel del presidente sirio en el futuro del país árabe y el fin de los conflictos.

Pancarta con imagen del presidente sirio Bashar al-Asad, portada por sirios en una manifestación en apoyo al Gobierno de Damasco.

 

Según el ministro saudí, la opción militar se trata de un proceso más largo y más destructivo, “pero la opción es enteramente de Bashar al-Asad”, para quien “no hay futuro en Siria”.

El titular de la Cancillería de Arabia Saudí, un país que junto a Turquía siempre fueron de los firmes opositores a Al-Asad, no ofreció detalles de la estrategia castrense, pero hizo mención de que Riad ha estado apoyando a los “rebeldes moderados” radicados en Siria, a los que Damasco llama terroristas.

“Esperamos poder aumentar e intensificar este apoyo” a los grupos armados que luchan para derrocar al Ejecutivo de Al-Asad, expresó.

De igual modo rechazó las iniciativas diplomáticas de Rusia para formar una coalición internacional para hacer frente al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), con la participación de Damasco.

Los conflictos en Siria marcaron la agenda de la 70ª AGNU, donde los mandatarios de Irán y Rusia, Hasan Rohani y Vladimir Putin, respectivamente, urgieron a apoyar al Gobierno legítimamente establecido de Damasco en su lucha contra la sanguinaria banda takfirí de Daesh.

Desde el principio de la crisis siria en 2011 que hasta ahora se ha cobrado la vida de más de 240.000 personas, Irán y Rusia han defendido la soberanía del país árabe a diferencia de EE.UU. y sus aliados que buscan un cambio de Gobierno en Siria.

mjs/ktg/mrk

Publicada: miércoles, 30 de septiembre de 2015 7:13
Actualizada: miércoles, 30 de septiembre de 2015 10:20
Commentarios