• Asentamientos ilegales israelíes
Publicada: viernes, 17 de abril de 2015 10:24
Actualizada: sábado, 18 de abril de 2015 12:17

Arabia Saudí ha entregado una ayuda equivalente a 16 millones de dólares al régimen de Israel en menos de tres años para financiar los proyectos expansionistas que sigue ese régimen usurpador en los territorios ocupados palestinos.

Arabia Saudí ha transferido 16 millones de dólares por medio de un tercer país árabe a la cuenta bancaria del fondo de desarrollo israelí en 30 meses”

“Arabia Saudí ha transferido 16 millones de dólares por medio de un tercer país árabe a la cuenta bancaria del fondo de desarrollo israelí en 30 meses”, citó el periodista investigador estadounidense, Robert Parry, a las fuentes fidedignas y cercanas a los analistas políticos norteamericanos.

En un artículo publicado el miércoles, en Consortiumnews, Parry explica que ese gran monto de dinero ha sido gastado en varios proyectos del régimen de Tel Aviv, como construir asentamientos ilegales en Cisjordania.

Según el periodista estadounidense, Riad por medio de esa ayuda financiera al régimen israelí busca utilizar la influencia del lobby judío sionista en Estados Unidos, pues, la riqueza petrolífera de esa península no llegó a formar un lobby propio en el país norteamericano.

Recordó que el dinero de Riad llevó al primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu al Congreso de Estados Unidos (el pasado 3 de marzo) para desafiar el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y enrarecer el proceso de conversaciones nucleares entre Irán y el Sexteto.

Ese artículo sigue destacando el peligro que sienten los saudíes e israelíes del Gobierno del presidente de Siria, Bashar al-Asad.

Adelanta que para Arabia Saudí y el régimen de Tel Aviv, la amenaza de Damasco es mayor que la amenaza que supone el grupo terrorista Al-Qaeda.

En el mismo contexto, el diario estadounidense The Huffington Post, informó el pasado lunes que Turquía y Arabia Saudí están manteniendo diálogos de alto nivel destinados a crear una alianza militar para lanzar una intervención militar en Siria con el fin de derrocar al Gobierno de Damasco después de que sus apoyos a los grupos terroristas en Siria no dieran los resultados esperados.

El régimen saudí, según destacan expertos políticos, con ideología wahabista, trata de convertirse en la principal potencia del Oriente Medio y para alcanzar su objetivo se vale del terrorismo y arma a los grupos extremistas en países como Irak y Siria. 

Riad convenció a algunos de sus aliados regionales de iniciar el pasado 26 de marzo una guerra contra Yemen, donde pretende debilitar al movimiento popular Ansarolá, que, de hecho, lucha contra el grupo terrorista Al-Qaeda en el país más pobre del mundo árabe.

La nueva aventura de Al Saud carece de la luz verde de la Organización de las Naciones Unidas y países cruciales de la región, como Rusia, Irán, Siria e Irak, que se han opuesto a la intervención militar en Yemen, abogando por una solución política.

ask/ktg/hnb

Commentarios