• El presidente de EE.UU., Barack Obama, saluda con el rey saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.
Publicada: jueves, 7 de enero de 2016 10:05

El analista político estadounidense Ryan Cooper enfatiza que, dada la coyuntura regional, ya es hora que EE.UU. deje de lado a Arabia Saudí, su amigo “más tóxico” y su aliado “retrograda, represivo y autoritario”.

“Incluso EE.UU. necesita cada vez menos el petróleo (de Arabia Saudí). Es hora de poner punto final a esta alianza y tratar con Arabia Saudí como cualquier otro régimen retrograda, represivo y autoritario”, afirma Cooper en un artículo publicado el miércoles por la revista estadounidense The Week.

Incluso EE.UU. necesita cada vez menos el petróleo (de Arabia Saudí). Es hora de poner punto final a esta alianza y tratar con Arabia Saudí como cualquier otro régimen retrograda, represivo y autoritario”, afirma Ryan Cooper analista de la revista estadounidense The Week.

Al respecto, recuerda que la última medida que ha alborotado Oriente Medio, es decir la ejecución del prominente clérigo chií el sheij Nimr Baqer al-Nimr, ha sido realizada por “nuestro peor mejor amigo: Arabia Saudí”.

“Sin lugar a dudas Arabia Saudí lo hizo a propósito (ejecución de Al-Nimr) y esto solo es una de las muchas atrocidades en desarrollo de Arabia Saudí”, advierte Cooper al tiempo que menciona la agresión saudí a Yemen y la consiguiente catástrofe humanitaria en ese país árabe como otro ejemplo.

Sin lugar a dudas Arabia Saudí lo hizo a propósito (ejecución de Al-Nimr) y esto solo es una de las varias atrocidades en desarrollo de Arabia Saudí”, recalca el artículo de The Week.

En este sentido, también hace referencia al gran papel de Arabia Saudí en el financiamiento a favor de la ideología yihadista y extremista y sus esfuerzos para dañar el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés) logrado el pasado mes de julio entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Desde luego, reconoce, Arabia Saudí está desestabilizando violentamente toda la región de Oriente Medio con las bombas que le vende Washington y, además, tiene un largo historial en ofrecer apoyo militar a diferentes bandas terroristas.

Entre todas estas explicaciones, Ryan destaca el concepto de “excepcionalismo estadounidense”, es decir la situación privilegiada que alega tener Estados Unidos en comparación con el resto de los países del mundo, y critica el historial de larga data de Washington en amistades con regímenes represivos como el del último shah iraní, Mohamad Reza Pahlavi, derrotado en febrero de 1979 con la Revolución Islámica de Irán.

Hoy en día, para Estados Unidos, Arabia Saudí se encuentra en el mismo lugar que el régimen de Pahlavi y, el 2016, debe ser el año que se acaben los nexos con “nuestro amigo más tóxico”, concluye.

El pasado sábado, el Ministerio del Interior de Arabia Saudí informó mediante un comunicado de la ejecución del destacado clérigo Al-Nimr, muy crítico con la política de las autoridades saudíes.

Cabe mencionar que la ejecución por cargos de “terrorismo” del líder chií —junto con 46 personas— ha provocado una ola de condenas y protestas a nivel internacional y diferentes gobiernos, organizaciones y grupos, desde la ciudad natal del sheij, Al-Qatif (en el este de Arabia Saudí), hasta BaréinPaquistánIrak o El Líbano, han condenado la medida saudí.

En Irán, se ha celebrado varias marchas y congregaciones en protesta contra la ejecución de Al.Nimr. No obstante, la noche del sábado, fueron atacadas las sedes diplomáticas saudíes en las ciudades iraníes de Teherán (capital) y Mashad (noreste).

El presidente iraní, Hasan Rohani, denunció enérgicamente la ejecución del líder chií por el régimen saudí, y afirmó que la nación persa no permitirá que grupos “radicales” utilicen el asesinato de Al-Nimr como pretexto para recurrir a medidas “ilegales”.

El pasado domingo, el canciller saudí, Adel al-Yubeir comunicó la ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y la salida de todo el personal diplomático saudí del territorio persa.

Ante las acusaciones antiraníes de los saudíes, el portavoz de la Cancillería de Irán, Husein Yaber Ansari, respondió el lunes que la decisión del régimen saudí de cortar sus vínculos con Teherán demuestra que Riad busca alcanzar sus intereses generando tensiones en la región.

tas/ncl/hnb