• Protesta de etíopes contra el racismo y brutalidad de la policía del régimen israelí

Cientos de inmigrantes de origen etíope han celebrado este domingo protestas en los territorios ocupados palestinos contra el racismo y brutalidad de la policía del régimen israelí en su contra.

No es negro, no es blanco, todos somos seres humanos”, gritaban los manifestantes al mismo tiempo que han condenado la violencia policial contra los ciudadanos etíopes.

Además llevaban pancartas que decían: “¡Hoy es él, mañana es usted”, “Deja la brutalidad policial, pare el racismo”.

No es negro, no es blanco, todos somos seres humanos”, gritaban los manifestantes al mismo tiempo que han condenado la violencia policial contra los ciudadanos etíopes.

Los participantes, asimismo, han marchado hacia la residencia del primer ministro del régimen israelí, Benyamin Netanyahu, donde también bloquearon la carretera antes de ser detenidos, algunos de ellos, por un gran número de policías equipados con cañones de agua.

Los manifestantes han afirmado que tienen previsto continuar en los próximos días las protestas contra la discriminación de la policía del régimen de Tel Aviv.

El evento se realizó tres días después de que los inmigrantes de origen etíope celebraran una manifestación parecida en Al-Quds (Jerusalén) y exigieron una investigación sobre la brutalidad policial protagonizada por los efectivos israelíes contra los africanos que viven en los territorios ocupados palestinos.

Más de 120.000 judíos de origen etíope residen en los territorios ocupados palestinos, que llegaron a esa zona ocupada en dos oleadas de inmigración en 1984 y 1991, empero aún no han podido integrarse en la sociedad israelí.  

Otros 48.000 inmigrantes africanos indocumentados viven en las tierras ocupadas palestinas, la mayoría de ellos son sudaneses.

En noviembre de 2014, el régimen israelí aprobó un nuevo proyecto de ley contra los inmigrantes indocumentados en los territorios ocupados, que autorizaba la detención hasta tres meses de los inmigrantes, para luego trasladarlos "de inmediato" al centro de internamiento de Holot, en el sur de los territorios ocupados, donde pueden permanecer hasta 20 meses.                 

El pasado 1 de abril, el régimen israelí anunció que dará a elegir a migrantes africanos sin papeles entre la prisión o ser expulsados por la fuerza a países distintos de los suyos, cuyos nombres se mantienen en secreto.

La mayor parte de los migrantes africanos que residen en Palestina ocupada habitan sectores pobres al sur de Tel Aviv. Su presencia ha causado conflictos y episodios de violencia con los ocupantes de la ciudad.

Según el Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés), el régimen de Tel Aviv utiliza la amenaza de la detención prolongada para obligar a los inmigrantes africanos a renunciar a sus solicitudes de asilo.

El ejército del régimen israelí además, maltrata a los periodistas extranjeros. El pasado 25 de abril, la Asociación de la Prensa Extranjera (FPA, por sus siglas en inglés) repudió la violenta agresión de soldados del ejército israelí contra dos periodistas en el ejercicio de su profesión.

haj/ktg/hnb

Publicada: domingo, 3 de mayo de 2015 17:50
Actualizada: domingo, 4 de septiembre de 2016 9:59
Commentarios