• ¿Qué opinas? - Flujos migratorios entre Colombia y Venezuela
lunes, 24 de julio de 2017 3:52

Los flujos migratorios entre Colombia y Venezuela no sólo corresponden a épocas específicas, sino que obedecen a dinámicas sociales y políticas concretas.

La extensa frontera entre ambos países supera los 2200 kilómetros y carece de controles efectivos. La baja institucionalidad hace que sea deficiente el control de la migración y favorece el contrabando y la operación del crimen organizado, sobre todo, bajo dominio paramilitar.

Nunca se conoció con precisión la cifra de colombianos emigrados a Venezuela, tampoco se sabe la de venezolanos en Colombia. Desde la década de los treinta del siglo XX, se registró el primer éxodo migratorio importante hacia el vecino país, a raíz de la cotización del precio del café.

Durante la llamada 'violencia', que devastó a Colombia, en contraste con la prosperidad venezolana de la renta petrolera, se produjo la segunda migración notable.

La crisis financiero-energética de 1973, produjo el tercer gran éxodo (el más importante), el cual, además de profundizar las asimetrías en los flujos migratorios, determinó una lógica económica de dependencia del lado colombiano con respecto al venezolano.

El crecimiento económico de Venezuela, desde 2003, junto a las políticas públicas y los programas de atención social de la Revolución Bolivariana, y la nueva lógica de redistribución de la renta, incentivaron una nueva oleada migratoria.

Las situaciones recientes, la presión económico-financiera de EE.UU. sobre Venezuela, la dependencia del dólar, algunas medidas económicas desleales por parte de Colombia y no siempre acertadas por parte de Venezuela, la instauración de una paraeconomía en la frontera, la crisis de la economía venezolana evidente desde 2009 y agudizada desde 2013, han incidido en las direcciones y cantidades de los flujos migratorios, aunque no en las proporciones que divulgan los medios masivos y los opositores al Gobierno venezolano.

Puede existir un aumento del flujo de venezolanos hacia Colombia, pero lejos de los niveles que se tratan de mostrar, como lo evidencia el único estudio medianamente serio al respecto, del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DESA).

Y, a pesar de las variaciones, el de colombianos hacia Venezuela no ha cesado, y la causa sigue relacionada con los desplazamientos y la violencia.

La primera migración notable de venezolanos hacia Colombia inició en 2002 y trajo al país muchos profesionales de la industria petrolera. Luego, entre 2006 y 2008, llegaron muchos empresarios, estudiantes y venezolanos de clase alta, inconformes con el rumbo político y económico de su país.

A pesar de la crisis actual colombiana, la gran mayoría de inmigrantes venezolanos ingresan al país con la intención de trabajar o de emprender algún proyecto. Algunas estimaciones con mucho eco mediático, indican que solo en Bogotá, capital de Colombia, podría haber 500.000 venezolanos y, en todo el país, un millón.

Un aspecto interesante que poco se investiga y nunca se menciona, es el hecho de que el aumento de la migración de venezolanos hacia Colombia, puede tener fundamento en la búsqueda por parte de los venezolanos de otras alternativas diferentes a la de EE.UU. como país destino (pasó de 73,51 % en 1995 a 14,66 % en 2015).

De todos modos, llama la atención que, según el estudio citado, en los últimos 25 años, el flujo migratorio entre Colombia y Venezuela (inmigración y emigración) se ha mantenido muy estable.

Más allá de esta realidad y, aceptando el incremento de esta migración, hay que considerar que Colombia, salvo contadas excepciones, no ha sido un país receptor de migrantes. Más bien podría afirmarse lo contrario, por lo que su legislación no está preparada para facilitar los servicios migratorios, sino para entorpecerlos con tramitología, aunque se hacen algunos esfuerzos en ese sentido.

Los medios de comunicación masivos, de otro lado, explotan el fenómeno con notable sensacionalismo y titulares a veces cargados de prejuicios y, por lo general, identificando al Gobierno bolivariano de Venezuela como la causa de todos los males.

Máxime, cuando varios importantes medios noticiosos e informativos colombianos, como Cable Noticias, han sido adquiridos por venezolanos que son reconocidos opositores del chavismo, o han asumido los roles directivos de canales de alcance continental, como RCN24.

El programa ausculta el pensamiento de los colombianos sobre un tema que despierta todo el interés.

xsh/ncl/hnb

Comentarios