• Detrás de la Razón: ¿Qué se dijeron en secreto Trump y Kim ¿guerra nuclear o paz?

Para mirar la cumbre, hay que voltear a ver los movimientos de los demás, porque lo que tiene de especial esta cumbre es que es la cumbre del ‘quién sabe’.

Por más expertos que se digan los expertos, nadie sabe en realidad, qué hay detrás, y menos aún, que vendrá por delante. Por eso quizá, la inteligencia o la retorcida maquiavélica política de los dos -usted escoja-, aceptaron reunirse a solas, para secretearse, con sus más cercanos traductores, que saben que si se filtra algo de esas paredes, les podrían cortar la cabeza a sus familias.

Entonces lo que tenemos, son los movimientos involuntarios de ellos mismos, los movimientos sesgados, los movimientos de los actores internacionales y los flujos de capital, para poder tratar de entender y descifrar si es una cumbre real, si está vacía, si es puro show, o si fructificará en una paz estable.

Sentado esto, fijémonos en el primer movimiento satelital a la cumbre que llama la atención: el líder norcoreano, Kim Jong-un, sorprendido y halagando el estilo de vida que se vive fuera de su país, con sencillez sonreía y se sacaba hasta selfies, visitando los rincones más exclusivos del Jet set mundial, donde dormir en una cama cuesta 6000 dólares unas horas, y donde desfilan el lujo.

Otro de los movimientos satelitales, es China. Al ver que las escapadas inesperadas y secretas a Pekín y al norte de China, del líder norcoreano para ver a su madrina o hermana mayor, China, en voz del presidente Xi Jinping, coinciden con el rompimiento del pacto nuclear de 2015 alcanzado por Teherán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), que hizo EE.UU. con Irán, y con la subida de tono norcoreana al calificar al vicepresidente estadounidense, Mike Pence, de títere estúpido, que cancelaron la reunión con el presidente estadounidense, Donald Trump, y que pusieron otra vez ante la mesa las amenazas nucleares, nos obliga a preguntar ¿a China le conviene que Corea del Norte se dé la mano con Corea del Sur? ¿a China le conviene que Corea del Norte se abra a los brazos de Estados Unidos?

Preguntas vitales porque de ser ‘no’ la respuesta, indican que la decisión de Kim es real y está tomada: adiós comunismo. De ser ‘sí’ la respuesta indica que efectivamente los líderes involucrados quieren paz. Solo unos cuantos en la cúpula de Pekín, Pyongyang y Washington saben qué se juega cada quien.

Insisto, nadie más, ni los más experimentados analistas, pero observando con telescopio las jugadas colaterales, podemos por lo menos hacer un boceto de por dónde andan las cosas. Hagamos las preguntas, no para resolver la incógnita, sino para que nos guíen en la interminable búsqueda del ser.

En ‘Detrás de la Razón’, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye. Y si la realidad hace lo que quiere, entonces nosotros volveremos a preguntar. Lo importante es detectar las aristas que no nos dicen.

El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, seis y Madrid, siete de la tarde; México, doce del día, y Colombia, una de la tarde.

mhn/nii/

martes, 12 de junio de 2018 20:53
Commentarios