• En La Nube: Israel y su arsenal nuclear
jueves, 26 de agosto de 2021 9:53

Un secreto a voces; considerado como el sexto lugar en el mundo en disponer de la bomba atómica, según la Nuclear Threat Initiative (NTI).

En la actualidad, se estima que posee entre 75 y 400 ojivas nucleares. El Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, dice que tenía unas 80 cabezas nucleares en 2017.

Se ha negado a firmar el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), oponiéndose incluso a la inspección de la OIEA.

Al mismo tiempo que acusa a países como Irán de “mentir” sobre su programa nuclear, lleva décadas ocultando sus propias armas de este tipo. De hecho fue el que más las introdujo en Asia Occidental. 

Su política ha sido: ni confirmar, ni desmentir. Los detalles que se conocen sobre el arsenal israelí, se deben a las declaraciones de uno de sus ex-técnicos nucleares, Mordejái Vanunu, quien en 1986 reveló la información para el “The Sunday Times”… Aunque le costó su libertad, al ser condenado a 18 años de prisión, en 1988. 

Pero los antecedentes tienen referencia un poco más atrás.

El programa nuclear israelí, fue lanzado en los años 50 por el entonces primer ministro David Ben Gurion, con la ayuda de Francia, y comprendía el reactor de Dimona, en el desierto de Neguev.

En 1958, el vuelo de un avión espía estadounidense da al país norteamericano la primera pista de que algo está ocurriendo allí, en Dimona.  

Dos años después, EE.UU. pide explicaciones. Israel responde que se trata de una planta de investigación metalúrgica.

Pero la CIA concluye  meses más tarde, que el régimen israelí está construyendo una gran central nuclear subterránea.

Según informes de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, durante la guerra de 1967, Tel Aviv ya tenía la capacidad de producir una bomba con tan solo siete u ocho días de margen.

También indican que en 1969, el presidente Nixon se reunió con la entonces primera ministra Golda Meir, a quien transmitió su “preocupación de que los israelíes no hicieran una introducción visible de las armas nucleares, ni llevaran a cabo ensayos nucleares”.

El historiador Avner Cohen, revela incluso, que Israel estuvo a punto de desplegar su arsenal nuclear durante el segundo día de la Guerra del Yom Kippur en 1973, contra la coalición de países árabes.

Los antecedentes están allí. Y mientras mantiene su política de “ambigüedad calculada”, a la que también le ha llamado de “disuasión”, el régimen de Israel ha buscado de erigirse durante décadas como “garante” de la no proliferación nuclear en la región, cayendo en una política de doble rasero, apoyada por Washington.

Algo que explica el por qué fue clave en la ruptura de la Administración de Donald Trump del pacto nuclear con Irán y también el por qué desde 1982 Washington ha vetado 32 resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Israel.

kmd/rba

Comentarios