• Detrás de la Razón; Yemen: escalofriantes cifras tras 2000 días de guerra
martes, 15 de septiembre de 2020 23:28

En 2011 Yemen no quedó exento de la llamada “Primavera Árabe”. Un levantamiento popular forzó la salida del presidente Ali Abdolá Saleh, dejando el poder al vicepresidente Abdu Rabu Mansur Hadi.

Elevados índices de corrupción, represión, inseguridad, y pobreza extrema, provocaron el aceleramiento de un conflicto interno que terminaría siendo regional e histórico.

El descontento popular nacional con el mandatario Hadi, que no pudo cumplir con las demandas de los revolucionarios, y los avances de las fuerzas yemeníes apoyadas por el movimiento popular Ansarolá que tomaron la capital Saná, provocaron la huida del presidente a Arabia Saudí.

Un 25 de marzo de 2015 Arabia Saudí, tras la reciente subida al trono del rey Salman bin Abdulaziz Al Saud conformó una coalición regional de países, compuesta por Marruecos, Jordania, Kuwait, Catar, los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin, Egipto, Sudán y Senegal, incorporando el apoyo de potencias occidentales como, Estados Unidos, Francia, y el Reino Unido, para restaurar el gobierno de Hadi exiliado y apoyado justamente en Arabia Saudí.

Esta invasión bélica de la monarquía absolutista saudí convertiría a Yemen en la mayor catástrofe humanitaria de la actualidad.

Las cifras a los largo de 5 años hablan por sí solas. Un reciente informe del Centro Ojo de la Humanidad para Derechos y Desarrollo (ehcrd, por sus siglas en inglés) anunció que Arabia Saudí, en sus más de cinco años de guerra contra Yemen, ha dejado más de 43 mil entre muertos y heridos en esa nación, la más empobrecida del mundo árabe.

Entre las víctimas fatales 2790 niños y 2381 mujeres. El Consejo Supremo para la Maternidad y la Infancia en el país reveló que más del 50 % de los centros de salud y hospitales que brindan servicios a madres e hijos están fuera de servicio.

Tan solo el año pasado, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) denunció que más de 10 millones de infantes necesitan atención médica. Precisamente son ellos los que se están llevando la peor parte de esta guerra lanzada por Riad, que parece haber perdido a estas alturas su justificación. Una “justificación” que nunca tuvo.

Los números de infraestructuras vitales para el desarrollo del país y lugares arqueológicos en uno de los territorios más antiguos del planeta, son también escalofriantes.

Incluso, expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aseguran que Arabia Saudí y sus aliados han cometido “crímenes de guerra” en Yemen recientemente, y piden que se juzguen en la Corte Penal Internacional (CPI).

Pero como de costumbre, la ONU ha emitido numerosos informes, que han sido pasados por alto no sólo por el reino de los Al Saud sino por potencias participantes como Estados Unidos, el Reino Unido y Francia.

A la luz de los hechos, los debates y las preguntas entre expertos sobre el ¿Por qué Arabia Saudí no ha frenado su agresión en coalición contra Yemen?, deja en la palestra varias hipótesis. Mucho más, tomando en cuenta que le ha costado millonarias sumas de dinero y sin ningún resultado.

¿Cuál es el objetivo aún no cumplido por los saudíes para proseguir con su ofensiva y desgaste?

Para expertos, la decisión militar de Arabia Saudí de intentar invadir Yemen se debe a un interés más geoestratégico y comercial que económico, motivado a la localización de la nación yemení en el estrecho de Bab el-Mandeb, una de las principales rutas de petróleo que conecta Asia con Europa, pasando por Asia Occidental, mediante el Canal de Suez.

En medio de esto, lo que ha sido más evidente, es el fortalecimiento del movimiento popular yemení Ansarolá, al propiciar importantes ataques defensivos contra su agresor. Para muchos el país más empobrecido de la zona ha logrado ridiculizar al más rico de Asia Occidental y a sus aliados foráneos.

Lo cierto es que mientras continúan bombardeos, y batallas en vastos territorios, un pueblo entero también espera por sus derechos y porque la comunidad internacional no olvide al lugar donde se mantiene la peor crisis humanitaria del mundo, en un panorama además de pandemia global.

En Detrás de la Razón, nosotros preguntamos, los analistas contestan y usted en su casa concluye.

Por: Danny Pérez Díaz.

xsh/nii/

Comentarios