• Detrás de la Razón: La mira de la OTAN en Asia
miércoles, 13 de octubre de 2021 22:06

Tal vez algunos recuerdan cuando el presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo hace unos dos años en el contexto del 70 aniversario de la OTAN, que la alianza experimentaba una “muerte cerebral”.

Tampoco fue un secreto los efectos del discurso de Donald Trump durante su gestión en la Casa Blanca, contra los otros miembros, y se hicieron visibles hasta las divisiones en la Organización.

En la más reciente cumbre de la Alianza Trasatlántica este año, su Secretario General Jens Stoltenberg, aseguró no querer entrar en una nueva “guerra fría” con China, pero aún así sentenció que hay que hacer frente al auge del gigante asiático. La propia Rusia fue uno de los ejes de discusión entre los líderes de la OTAN.

Ahora la administración estadounidense de Joe Biden parece estarle dando el oxígeno que necesitaba dicha organización, colocando también entre los objetivos de la mira de la OTAN a China y Rusia.

No en vano el caballo de guerra de Europa y EE.UU., ha señalado a Moscú por invertir y modernizar su fortaleza defensiva, y ha mantenido sobre el tablero el tema de Georgia y Ucrania.

Esto es solo un precedente, tal vez para comprender el por qué el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, acusa a la OTAN de obstaculizar los procesos integradores de Asia y hasta calentar la situación en la región, al intentar emplazar bases en otros países después de su retirada de Afganistán.

Al mismo tiempo el Kremlin le acusa de “redirigir a estas regiones los flujos de refugiados afganos” que abandonan el país tras la llegada al poder de los talibanes.

En este sentido no hay que olvidar la información de la Agencia de Prensa Yemen que reveló que tropas de EE.UU. que salieron de Afganistán, llegaron al aeropuerto internacional de Adén al sur de Yemen y de ahí se dirigieron hacia el norte, instalándose después en la base aérea de Al-Anad, por ejemplo.

También la asesora del presidente de EE.UU. para seguridad interna, Elizabeth Sherwood-Randall, en medio del proceso de retirada del país afgano, declaró que Washington “fortalecería la base internacional y regional de apoyo al futuro desarrollo” de Afganistán.

Tomando en cuenta estos ejemplos quedan interrogantes sobre la mesa:

¿EE.UU. impulsa a la OTAN a que esta se revitalice a través de su permanencia y redistribución en la región de Asia?

¿Necesita la Alianza Trasatlántica de esta permanencia para subsistir en el tiempo?

En esta edición de Detrás de la Razón por Hispantv, analizamos el álgido panorama de la región asiática y cómo las potencias acusadas de injerencia podrían estar moviendo sus hilos por medio de su brazo, la OTAN. Acompáñenos.

Por Danny Pérez Díaz

IG: @Dannyperezdiaztv

jpb/hnb

Comentarios