• Detrás de la Razón: Alegaciones de EEUU sobre la reimposición de las sanciones
lunes, 21 de septiembre de 2020 22:47

Y llegó el 20 de septiembre, fingiendo amnesia y en un acto claramente de desesperación, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció la restauración de todas las sanciones internacionales contra Irán.

En el universo paralelo, en su mundo imaginario, para la Administración estadounidense, no ocurrieron las dos negativas del Consejo de Seguridad a su petición de “snapback”, (reactivación inmediata), ni los miembros de la troika europea se negaron a seguir las directrices de la Casa Blanca, ni Rusia ni China apoyaron hasta el final a Irán.

Esta acción de EE.UU. infundada, nula y sin efecto legal, como han dicho las autoridades iraníes, no la apoya nadie, absolutamente nadie.

La irracional actuación, la insensatez de sus argumentos y la fuerza bruta por las que apuesta la Administración de Trump ya no nos deja boquiabiertos, sino que nos enfurece porque cada vez es más contumaz, ¿quiénes son estos personajes?, me refiero a Trump y sus halcones, a los que la comunidad internacional ya les ha puesto algunos sobrenombres, “gánsters”, matones, “bullies”.

En el caso de Irán, la comunidad internacional ha llegado a ser testigo de la obstinación hasta la maligna obsesión del Gobierno estadounidense con este pueblo, una persecución sin tregua, una campaña de máxima presión, un implacable sistema de sanciones que, como lo han reconocido, busca agobiar, sofocar, hundir y matar a los iraníes. Pero, esta vez, a Irán le acompañan Rusia, China y la troika europea, que ha afirmado, “hemos trabajado mucho para mantener el acuerdo nuclear y lo seguiremos haciendo”.

Pompeo dijo que la lista de limitaciones contra Teherán, además del embargo de armas, incluye la “prohibición a participar en el enriquecimiento de uranio, desarrollar y ensayar misiles balísticos, y transferir tecnología relacionada con el átomo y los cohetes”. Advirtió que la “campaña de máxima presión” contra la nación iraní continuará hasta que “acepte un acuerdo integral”.

Desde Teherán, las autoridades iraníes, una a una, han condenado los intentos de EE.UU. El presidente Rohani ha dejado claro: “la República Islámica dará una respuesta contundente” a EE.UU. si este da seguimiento a su política de intimidación y cumple con sus amenazas.

¿Por qué EE.UU. intenta atribuir su paso unilateral a una decisión conjunta de la ONU?

Pero, bueno la guerra psicológica, económica, multidimensional de EE.UU. contra Irán es de larga data solo que Trump la ha llevado a otro nivel. Lo que sí ha llamado la atención y comienza a causar temor en el viejo continente es el “bullying” que Trump y Pompeo han desencadenado contra su segundo aliado más cercano, es decir, la Unión Europea.

“No dudaremos en hacer cumplir nuestras sanciones y esperamos que todos los miembros de las Naciones Unidas cumplan plenamente sus obligaciones en virtud de estas restricciones reimpuestas”, dijo el secretario estado de EE.UU.

Pero, la Unión Europea (UE) fue contundente. Estados Unidos ya no es parte del acuerdo nuclear con Irán y no puede restablecer las sanciones de la ONU. China y Rusia se hicieron eco de las declaraciones del bloque comunitario. En un comunicado, la misión china en la ONU señaló que la medida norteamericana no tiene ningún efecto legal, político o práctico. Mientras la Cancillería rusa expresó que Washington no puede forzar a todos los países a tener su propio punto de vista.

Con el transcurrir de la Administración Trump estamos resolviendo el rompecabezas de sus eslóganes de aquella campaña de 2016. “America First”, que, al parecer, significa no importa familia, aliados, leyes, ni ningún estamento gubernamental e internacional. Solo los réditos populistas del Partido Republicano. Y, en consecuencia, busca aplastar a los rivales, como Irán, no se harán consideraciones.

Otro tema que ha requerido consideración es la afirmación del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, quien dijo que no podía tomar ninguna medida sobre la declaración estadounidense, por incertidumbre sobre el tema, ¿qué deja entrever esto?

De la ilegalidad de la medida estadounidense

Son varios los principios que viola Washington con su paso terco.

Varias veces, Irán ha repetido que, fundamentándose en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, no dudará en aplicarlo, y apostará por el derecho a la legítima defensa, en caso de un ataque armado.

El principio del cumplimiento de los contratos no puede dejarse al arbitrio de uno de los contratantes. EE.UU. no cumplió sus compromisos, se retiró del acuerdo, entonces, ya no es parte del mismo. Ha roto el acuerdo sin pagar daños ni perjuicios a la parte afectada: Irán.

Pacta sunt servanda, lo pactado obliga, los pactos deben honrarse, principio básico del Derecho Civil, todo acuerdo debe ser fielmente cumplido por las partes. En el caso del acuerdo nuclear, además de esto se llama a la buena fe y el buen prestigio de las partes a fin de generar confianza. ¿Conoce Donald Trump de este principio?

La intencionalidad política de EE.UU. en la arena internacional es un peligro por los enigmas que encierran y la osadía sin límites. No obstante, Irán no teme el teatro de la Administración norteamericana ante la comunidad internacional ni un enfrentamiento bélico, si es atacado.

Muchos de ustedes en América Latina o cualquier parte del mundo, se preguntarán, ¿por qué el pueblo iraní debe sufrir por las sanciones?

Aquí está la respuesta, desde el triunfo de la Revolución Islámica, varios han sido los intentos de las Administraciones de EE.UU. y sus aliados para soliviantar, crear divergencias, provocar protestas, dividir a los iraníes, mucho dinero, han invertido desde la Casa Blanca, sin resultados.

Les han hecho llamados desde Israel, Europa y más al pueblo iraní para que se levante contra sus autoridades, les han ofrecido de todo, por supuesto, algunos intentos han tenido más eco, pero los iraníes se mantienen firmes, quieren sobre todo salvaguardar a su familia, sus vecinos, sus amigos, su territorio, su historia.

Y eso EE.UU. no puede perdonar. Lo que no se debe olvidar es que Europa está al filo de la navaja, amenazadas también China y Rusia. ¿Será que todos cansados del matón y sus amenazas, deciden unirse contra él?

mag/ncl/hnb

Comentarios